Taxi

Por favor, no lo considere un acoso textual

Mar, 14/06/2016 - 10:48

Posiblemente usted ya fue pasajero del poetaxi, unidad que además de brindarle un servicio le pone al alcance de su mano y sin costo poemas seleccionados.

Nuestro amigo, nos cuenta que es contador de profesión y que hace 15 años se quedó sin empleo.

“Entonces me pregunté qué es lo que iba a hacer para seguir teniendo ingresos y fue cuando me decidí por dedicarme a la ruleteada, como decían los antiguos”, comenta Juan Manuel

Así, luego de varios años, se dio cuenta que el taxi es un buen lugar para fomentar la cultura y el gusto por la lectura.

“Hace seis años junto con otros 15 compañeros adictos a la lectura, pusimos en marcha un programa al que llamamos Taxi-librería, y nos fue bien. La idea era que el pasajero tomara el libro y si al llegar a sus destino le gustaba, se lo vendíamos”.

“Incluso, el GDF me entregó un diploma por el fomento a la lectura, pero no nos dio ningún apoyo para seguir con el proyecto, el cual se acabó debido a la falta de recursos. Eran unos 25 títulos del Fondo de Cultura Económica”, recuerda con tristeza.

Pero, Juan Manuel no es un hombre que se rinda a la primera. Ahora lleva a cabo un programa llamado “Poetaxi”.

“Porque nos hace falta poesía, mientras viaja y llega a su destino, pida a su servidor una copia de cualquiera de los poemas enlistados: ¡Son gratis!”, dice un letrero pegado en la parte posterior del asiento del copiloto.

“Ahora le hemos sacado copias a varias obras de poetas como: Mario Benedetti (Hagamos un trato), Octavio Paz (Conversar), Jaime Sabines (Me encanta Dios) y los poemínimos de Efraín Huerta (El respeto al complejo ajeno en la paz. Hablando se enciende la gente).

“La gente ve la lista de poemas que traemos y si nos pide la copia se los regalamos, no es tan caro y les sembramos la semilla por el gusto de la lectura”.

En lo personal, a nuestro amigo le encanta conversar, que en su primer párrafo dice: “Conversar es divino/ Pero los dioses no hablan/ hacen, deshacen mundos mientras los hombres hablan/ Los dioses, sin palabras / juegan juegos terribles.

A sus 56 años, Juan Manuel se considera un amante de la lectura y cuando la comparte tiene una frase que reza: “Por favor, no lo considere un acoso textual”.

“Siempre he creído que la lectura es el mejor medio para ser una mejor persona, y ser mejores ciudadanos, las letras enriquecen nuestro vocabulario y nos enriquecen nuestro acervo cultural”.

Recuerda que hace algún tiempo se subió un señor que también era un apasionado a la lectura.

“No tomó un libro, pero le dio mucho gusto el programa que tenemos, así que la charla, durante el viaje fue comentar libros que habíamos leído en común y otros que sólo él había visto”.

“Al final del viaje se bajó muy contento y me invitó a no dejar de promover la cultura, lo cual no pienso dejar de hacer a bordo de mi taxi”, concluye.

Si deseas ver publicada tu historia en este espacio, manda un correo a [email protected]

EDICIÓN

CDMX

17/11/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

17/11/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

17/11/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

17/11/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES