En vida hay reclamos, tras la muerte, viene la culpa

Rituales para despedir a un familiar si muere por Covid-19

Rituales para despedir a un familiar si muere por Covid-19
El Instituto Mexicano de Tanatología A. C. ha recibido llamadas de personas angustiadas por la separación sorpresiva de sus familiares
Carina García
27/05/2020 - 18:07

Una vela, un rezo, una fotografía, una lista de buenos recuerdos son rituales posibles para enfrentar el duelo por la pérdida de un ser querido si se ha ido víctima de una enfermedad como el coronavirus o de un accidente: de manera abrupta, sin poder besarla, abrazarla, despedirnos, recomienda la tanatóloga, Patricia Solís.

Desde que empezaron en nuestro país las muertes por Covid-19, el Instituto Mexicano de Tanatología A. C. ha recibido llamadas de personas angustiadas por la separación sorpresiva de sus familiares, víctima de la pandemia, que ya arroja en el país más de 7 mil 633 decesos reconocidos.

En vida hay reclamos, tras la muerte, viene la culpa. “En vida, reclamamos: ‘es que me gritó, me corrió, no puedo perdonar’… En muerte, existe culpa: ‘es que no me di cuenta, no la llevamos a tiempo al doctor, no supimos qué hacer’; o angustia, ‘es que fue de repente, no me despedí, es que no pensé que sería así, es que no supo que siempre la amé’”, expone la experta.

 “Lo vemos en las reacciones de la gente, se meten al hospital, le pegan al doctor, dicen yo lo quiero ver, hay incredulidad, quieren abrir el lugar donde está su familiar, dicen ‘no me despedí’, buscan regresar el tiempo”. 

HABLA DE TU MUERTE

“Por eso hay que hablar antes, en vida, y tenerlo platicado. Primero, que sepan que los queremos, si se enferman ellos o nosotros, saber qué se va a hacer, tener claras las cosas. Pero en esto no hay culpables, todos vamos a llegar a la muerte”, agrega.

La pandemia sacó a todo el mundo de la normalidad. Debido a este confinamiento obligado por la pandemia “todos vivimos un duelo por la pérdida de la libertad, pero también debemos enfrentar la posibilidad de la muerte. Es muy fuerte decirlo, pero hay que hablar de ella y más en una situación límite como ésta, en que todos podemos ser víctimas”, propone la experta al descartar que esto sea alarmista.

ARMA UN PLAN POR SI ALGUIEN SE CONTAGIA

Recomienda armar un plan de contingencia: “Platicar en casa si alguien enferma: ‘si yo enfermo, ¿qué vamos a hacer? ¿qué pasa si alguien o yo, muero? ¿qué hace cada quién? ¿quién llama? ¿quién hace trámites? ¿dónde están los papeles, los teléfonos?’ Y enfrentar las cosas”. Esa es la mejor manera para sobrellevar las pérdidas, detalla la experta en tanatología y especializada en logoterapia.

ACEPTA LA PÉRDIDA

Hay que tener las cosas claras para, si ocurre, actuar. “Ahorita estamos en negación, y decimos: ‘No quiero estar encerrado, no quiero hablar de muerte porque eso no va a pasar’; eso nos confronta, no la integramos como parte de la vida. Dicen que los mexicanos jugamos con la muerte, nos reímos de ella y no es cierto. Nos gusta el 1 y 2 de noviembre, hacemos pan de muerto, ponemos altares, pero de nuestra muerte no hablamos para no sufrir”, explica.

¿SI ALGUIEN MUERE POR COVID-19?

Así, como paso número 1, propone hablar y si un deceso llega a la familia intempestivamente por la pandemia, “podemos hacer rituales de despedida, porque nos van a entregar a nuestro familiar querido en una urna. Podemos llorar, compartir emociones, hablar de lo que la persona significó para cada miembro de la familia”, precisa.

“Podemos ver fotos, escribir ‘lo que significaste para mí, me enseñaste esto, te agradezco esto’, todo lo positivo. Es una resignificación de qué fue esa persona para mí, de la relación que hubo”. Para ese cierre se puede prender una vela “para hon-rar, despedirnos de esa persona, hacer oraciones o cada quien desde su casa a la misma hora”.

 

FIJA UNA FECHA PARA REUNIRSE Y DESPEDIRSE

Recomienda, además, ponerse una meta y no reprimir emociones “prometerse que ‘en tal fecha nos reuniremos, habrá misa, lo llevaremos al panteón y compraremos las flores que le gustaban’, reunirnos, compartir las emociones y honrar a nuestro familiar”. Debemos comprender que esto no es culpa de nadie, que es tiempo de honrar a quien se fue”, puntualiza. 

 

 

TUS COMENTARIOS