Llueven críticas en redes sociales

Prohíben a joven entrar a museo por llevar este escote, así concluyó “el incidente”

Prohíben a joven entrar a museo por llevar este escote, así concluyó “el incidente”
La estudiante de literatura cuestionó los “estándares dobles” y el “juicio arbitrario” que determinaría si la apariencia de los demás es “decente”
Aldo Santamaría
10/09/2020 - 13:15

“Si no llego a tener pechos no me dicen nada”, acusó la joven parisina Jeanne, estudiante de literatura, a la que personal del Museo de Orsay prohibió la entrada este martes por llevar “un escote demasiado pronunciado”.

La chica encendió Twitter al publicar una misiva dirigida al museo francés, en la cual narra lo que a su juicio constituye un acto de discriminación sexual. Así, se desataron las críticas de usuarios contra la institución y ésta se vio obligada a disculparse.

EL "INCIDENTE"

“Es martes 8 de septiembre, la tarde es calurosa y los brazos, los torsos y las espaldas se descubren en París”, escribió Jeanne en su carta. “Ni me imaginaba que mi escote sería objeto de discordia”.

A continuación la joven explica que no había terminado de sacar el boleto de su bolso cuando una empleada le mostró su negativa: “Ah, no, no va a ser posible”. Jeanne se sintió confundida e “incomodísima” cuando guardias y trabajadores se quedaron observando sus pechos.

“No me dejaban entrar, pero nadie me decía por qué. Me miraban el escote y ese era su único gesto”, se lee en la red social.

Frente a la visible indignación de la joven, el personal le solicitó que se cubriera con el abrigo que llevaba en la mano y le indicó que de este modo le sería permitido el ingreso: “usted póngase una chaqueta y si quiere dentro se la quita, son las normas”. En un primer momento, Jeanne se negó.

“No quiero ponerme la chaqueta porque me siento obligada, me siento avergonzada. Siento que todos me miran los pechos. Soy sólo mis pechos. Soy sólo una mujer sexualizada”, acusa en su publicación.

“Adjunto el vestido de la discordia”, escribió en otro tuit, junto a una foto de sí misma con el atuendo que llevaba ese día.

La chica aceptó finalmente vestir la chaqueta para poder contemplar las obras, no sin antes reclamar a los guardias que en la entrada del museo no se encuentra ningún señalamiento con “reglas ni códigos de vestimenta”. Al interior del mismo, se encontró con pinturas y esculturas de mujeres desnudas.

Jeanne cuestiona por ello en su escrito la “coherencia” con la que representantes de un museo nacional francés pueden negar la entrada “sobre la base de un juicio arbitrario que determina si la apariencia de los demás es decente”.

“Me pregunto si los agentes que querían prohibirme la entrada saben hasta qué punto me han sexualizado".

"No soy solo mis pechos, no soy solo un cuerpo. Tus estándares dobles no deben ser un obstáculo para mi derecho de acceso a la cultura y al conocimiento”, concluyó.

LA DISCULPA

El artículo 7 del reglamento del museo, el cual puede hallarse en su sitio web, insta efectivamente a los visitantes a vestir “un atuendo decente”, mientras que los artículos 14 y 35 aluden a la prohibición de acceder a las exposiciones “con un atuendo susceptible de alterar la tranquilidad pública”.

Sin embargo, tras el aluvión de críticas la pinacoteca decidió ofrecer una disculpa a través de Twitter.

“Estamos enterados del incidente ocurrido a una visitante”, se lee en la publicación. “Lamentamos profundamente la situación y ofrecemos nuestras disculpas a la persona afectada, a quien ya contactamos”.

Jeanne confirmó que el Museo de Orsay se puso en contacto con ella y que le informaron que lo ocurrido “no es normal y no corresponde a su política”. Agregó que su objetivo al difundir lo ocurrido en redes sociales no era causar revuelo, sino “denunciar un comportamiento que ya había experimentado con anterioridad”.

“Ni siquiera es lo más violento a lo que me he enfrentado en mi vida, pero a día de hoy una mujer en Francia puede sufrir discriminación como ésta”, puntualizó.

 

TUS COMENTARIOS