GRACIAS AL ADN

Identifican al hombre que violó y mató a una niña hace 62 años, en Estados Unidos

Identifican al hombre que violó y mató a una niña hace 62 años, en Estados Unidos
(Foto: Especial)
Viral 22/11/2021 18:34 Redacción Actualizada 18:34
 

ESTADOS UNIDOS.- La desaparición, violación y asesinato de Candice Rogers, una niña de 9 años, conmocionó en 1959 a la ciudad de Spokane, en el estado de Washington.

Ahora, 62 años después, las autoridades anunciaron que lograron identificar al responsable gracias a la mejora de la tecnología del ADN.

La policía local informó que un análisis de una muestra de semen conservada del lugar del crimen, realizado a principios del 2021, redujo las posibles coincidencias a sólo tres hermanos, uno de los cuales es John Reigh Hoff.

Su hija ofreció una muestra de ADN a las investigadores, luego de enterarse de que su padre era el sospechoso y los resultados mostraron que era 2.9 millones de veces más probable que “el ADN de la hija de Hoff estuviera relacionado con el de la muestra recuperada, que el de la población general”, informaron.

Exhumación. Como el sospechoso se suicidó en 1970, los detectives exhumaron su cuerpo sin posibilidad de juicio penal.

Además, el ADN obtenido de la muestra dejada en la ropa de la niña en el lugar de los hechos coincidió con el de Hoff, de manera que finalmente, tras más de seis décadas, los agentes identificaron al asesino.

Según detalló el Departamento de Policía de Spokane, el 6 de marzo de 1959, Candy Rogers estaba vendiendo caramelos en el barrio West Central y fue denunciada como desaparecida cuando en la noche no regresó a casa.

Semanas después, su cuerpo fue encontrado en un bosque cercano; había sido violada y estrangulada con un trozo de su ropa. Como en los años 1950 no existía un registro de delincuentes sexuales ni la tecnología actual, los oficiales entrevistaron a varios sospechosos, pero no lograron encontrar al culpable.

En la milicia. Hoff, un soldado de 20 años destinado en una base militar cercana, inicialmente no era sospechoso del homicidio.

Sin embargo, dos años después se convirtió en sospechoso, pues fue condenado por asalto en segundo grado: abordó a una mujer, le quitó la ropa por la fuerza, la ató con sus propias prendas y la estranguló antes de huir. La víctima sobrevivió y lo denunció.

El militar fue expulsado del Ejército y pasó seis meses en la cárcel. Al ser liberado, se dedicó a vender a domicilio y trabajó en un almacén de madera, hasta que se suicidó a los 31 años.

Comentarios