vende de todo

Gatito empresario atiende su propio puesto de chácharas, en tianguis de 'El Salado'

Gatito empresario atiende su propio puesto de chácharas, en tianguis de 'El Salado'
El empresario de cuatro patas se ha convertido en un punto de atracción para quienes quieren visitar dicho tianguis
Redacción
21/01/2020 - 03:00

Un gatito con mucha visión empresarial, se ha robado la mirada de todos los compradores que asisten al tianguis de El Salado.

Este lugar se encuentra en los límites de la alcaldía Iztapalapa y el Estado de México, el cual es un referente para todos los capitalinos, a pesar de la mala fama que gira al rededor de este sitio, conocido por su amplia venta de 'chácharas'.

Recorrer este tianguis resulta una experiencia muy singular, sobre todo cuando uno se topa con este vendedor tan jocoso.

Se trata de un gato negro que atiende su propio puesto de chácharas.

El minino puede ser visto sentado entre su puesto, quienes lo han admirado, se han dado cuenta que el felino mira con atención a los 'marchantes', en la espera de que caiga un comprador.

Entre los objetos que el peludito pone a la venta, podemos encontrar micrófonos, bolsos, juguetes, entre muchas otras monerías.

¿CÓMO HACE PARA VENDER?

Muchos de ustedes se estarán preguntando cómo es que un gato puede vender cualquier cosa, bueno, te explicamos su sistema de compra-venta.

Consiste en que el gatito cuida el 'changarro', observa con atención a los clientes, mientras que su dueño lo mira a la distancia, para asegurarse que todo está en orden.

Si el felino se pone inquieto, el dueño sabe que es por que alguien pretende robar la mercancía.

El empresario de cuatro patas se ha convertido en un punto de atracción para quienes quieren visitar dicho tianguis.

Es de mencionar que El Salado es el tianguis más grande de la Ciudad de México, por la gran variedad de objetos que uno puede adquirir a muy bajos costos, entre los cuales sobresale la venta de ropa de paca, zapatos, muebles, perfumes, videojuegos, tanques de gas, tinacos, entre muchos otros.

Por supuesto que los negocios de comida no podían faltar en este sitio, de todo hay aquí, hasta un gato vendedor.

 

 

TUS COMENTARIOS