RELATOS ERÓTICOS

Cliente se puso como fantasma al verme y está fue la razón

"Me besaste con furia. Tus manos apretaban mi carne como buscando fundirse en ella”

Cliente se puso como fantasma al verme y está fue la razón

(Foto: El Gráfico)

Vida 17/10/2023 16:09 Lulú Petite Actualizada 16:11
 

Querido diario: Sentí tu miembro tibio y venoso. Lo tomé con mis dos manos y comencé a masturbarlo frente a mi rostro. Una gota espesa de líquido preseminal resbaló por el dorso de mi mano. Te miré a los ojos, sonreíste.

—¡Chúpamela! —ordenaste.

Te puse un condón y metí tu miembro a mi boca. Pasé mi lengua por tu glande antes de engullir todo lo que cupo de ese pedazo de carne que atormentaba mi garganta. Sonreíste con morbo. No podía creer que eras el mismo con quien me había encontrado hace unas horas.

Te vi en cuanto entraste al restaurante. Te sentaste con una mujer y dos hombres. Se veían relajados, pero formales, supuse que sería una comida de trabajo. 

Lee también: El día que Lulú Petite se metió a la cama con un abuelito de 70 años

Habrían pasado unos cinco minutos cuando alzaste la vista y miraste hacia donde yo estaba. Nuestras pupilas se encontraron. Sonreí, pero tú te pusiste visiblemente nervioso, como si se te hubiera aparecido un fantasma. ¿Qué pensaste? ¿Qué me iba a parar a saludarte?.

Nos conocimos hace tiempo. Eres buen cliente, pero no de los frecuentes. Hacía mucho que no me llamabas y me dio gusto verte, pero no soy capaz de comprometerte. Cuando terminé de comer, me fui sin mirarte. He de admitir que no me sorprendió recibir tu mensaje pidiendo vernos.

Me desnudaste con prisa. Siempre me has cogido rico, pero nunca te había visto así, nivel bélico, salvaje, loco. Me besaste con furia. Tus manos apretaban mi carne como buscando fundirse en ella.

Te sorprendió verme, dijiste después del coito. Al mismo tiempo, te dieron ganas de penetrarme y miedo a sentirte vulnerable. No era una comida de trabajo, pero sí de negocios. La mujer en tu mesa es tu esposa, los hombres, sus respectivos abogados negociando un acuerdo de divorcio en las mejores condiciones.

Me pusiste de perrito. Sentí tu miembro golpear mis entrañas con intensidad. ¡Qué rico te viniste! ¿El divorcio? Lo firman la próxima semana, yo fui una bonita manera de celebrar. Así el destino.

Hasta el jueves, Lulú Petite.

Google News - Elgrafico
Temas Relacionados
sexo vida

Comentarios