Problemas cutáneos más comunes en los diabéticos

vida salud bienestar
Silvia Ojanguren
07/10/2019 - 07:01

A nadie debe sorprender escuchar que la diabetes es una enfermedad crónica que afecta a diferentes órganos incluso la piel, cuenta la doctora Rossana Llergo, vicepresidenta de la Fundación Mexicana para la Dermatología (FMD).

La especialista médica alerta a quienes viven con diabetes sobre que tienen mayor riesgo de sufrir infecciones cutáneas, especialmente relacionadas con hongos debido a los altos niveles de glucosa.

Amarga realidad. Una persona diabética enfrenta mayor riesgo de enfermedades en la piel porque está disminuida la capacidad de su organismo para responder al ataque de hongos y bacterias que se alimentan de los altos niveles de glucosa.

Esta situación, dice, se da “sobre todo cuando los pacientes no siguen un tratamiento adecuado”.

La dermatóloga explica que uno de los problemas cutáneos más comunes en los diabéticos es la “dermopatía diabética, caracterizada por manchas rojizas que con el tiempo oscurecen y forman pequeñas costras en rodillas, tobillos, muslos y antebrazos”.

Los pacientes pueden tener una coloración amarilla en palmas y pies, lo cual indica que los niveles de azúcar están por arriba de lo normal, señala.

La amenaza no termina allí, la gente con diabetes puede padecer bullosis diabeticorum: ampollas que aparecen de manera espontánea sobre la piel sana.

Cuidado con los pies. “La neuropatía diabética aumenta el riesgo de desarrollar pie diabético, que se caracteriza por una infección, ulceración y destrucción de tejidos profundos de la extremidad inferior”, indica la doctora Llergo. “Se produce debido a la pérdida de sensibilidad en los pies, lo que causa que el paciente no sienta una cortadura, ampolla o llaga; las lesiones pueden causar úlceras o infecciones y, en casos graves, se requieren amputación”, afirma.

La vicepresidenta de la FMD señala que “el tratamiento del pie diabético va desde medicamentos que ayuden a la cicatrización hasta procesos quirúrgicos para restablecer la circulación”.

Lo más importante destaca es que se trata de “un padecimiento que se puede evitar siempre y cuando las personas que viven con diabetes sigan adecuadamente el tratamiento indicado por el médico”.

TUS COMENTARIOS