Mariguana medicinal

ZONA G 13/09/2019 05:56 Silvia Ojanguren Actualizada 16:45
 

Los tratamientos médicos a base de cannabinoides ayudan a enfrentar enfermedades como epilepsia, esclerosis múltiple y dolor crónico, e incidir positivamente en los cuidados paliativos.

Estos fármacos, derivados de la cannabis, pueden mejorar la calidad de sueño en pacientes con insomnio y el control de náuseas y vómito causados por la quimioterapia, asegura la doctora María Fernanda Arboleda, directora médica de Khiron Life Sciences.

Un paso adelante. Los cannabinoides se incorporan al tratamiento que reciben los pacientes y complementan el control sintomático, indica para dejar en claro que el cannabis medicinal es una herramienta útil que contribuiría a reducir el consumo de opioides y otros fármacos.

“Los cannabinoides han mostrado efectos terapéuticos específicos” y se deben diferenciar las propiedades clínicas del delta 9 tetrahidrocannabinol (THC) y del cannabidiol (CBD).

“El THC contribuye al control del dolor crónico, principalmente neuropático, a la mejoría del insomnio, a incrementar el apetito en pacientes con síndrome de anorexia-caquexia, y a reducir la náusea y vómito inducidos por la quimioterapia…

“El CBD, es un potente antiinflamatorio, también antioxidante, reduce la frecuencia e intensidad de las convulsiones en pacientes con epilepsia refractaria, tiene un importante efecto ansiolítico, entre otros”, explica la doctora Arboleda.

Pruebas reales. “Sabemos del gran potencial que tiene la terapia cannabinoide en los pacientes con cáncer, no por sus efectos curativos en humanos aún, pero si por el control sintomático”, dice la especialista.

Su empleo, agrega, proporciona “la mayor estabilidad emocional, y por un mejor afrontamiento de la enfermedad, lo que contribuye a una muerte digna y de calidad superior”.

Arboleda asegura que Khiron es una empresa de cannabis medicinal que combina prácticas de excelencia en manufactura, experiencia científica internacional, ventajas agrícolas y desarrollo de productos para atender las necesidades médicas de unos 68 millones de pacientes en América Latina, según la patología de cada paciente.

Comentarios