¿Con hiperactividad?

Cuando este trastorno no es tratado en la infancia supone más riesgos de baja autoestima, irritabilidad y problemas laborales, en la edad adulta
Silvia Ojanguren
25/07/2019 - 05:18

Los indicios del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad cambian con la edad y género del paciente, los hombres en la infancia tienden a ser más inquietos y las mujeres más distraídas, al paso del tiempo los síntomas se modifican.

“El retraso en su diagnóstico facilita que se sumen otras condiciones psiquiátricas, como depresión, ansiedad y trastornos de conducta entre otros”, destaca la doctora Patricia González, terapeuta de la farmacéutica Takeda México.

“Favorecer el inicio del tratamiento oportuno permite al paciente mejorar su rendimiento escolar, evitar dificultades para relacionarse, no caer en adicciones y llevar una vida plena durante su crecimiento”, agrega la especialista.

En el fondo del mal. El origen del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad se asocia en 80% a causas genéticas y es heredable. Existen otras causas asociadas: Complicaciones durante el embarazo y nacimiento (prematuro o bajo peso), exposición materna al tabaco, todos son factores que influyen en el neuro desarrollo.

Un asunto relevante es el TDAH en la edad adulta, que cuando no es tratado en la infancia supone más riesgo de trastornos del sueño, baja autoestima, irritabilidad, problemas laborales, accidentes automovilísticos, rechazo social, mal manejo de finanzas, divorcio.

El TDAH tiene tres características de cómo se presenta:

• Inatenta (distracción e incapacidad para mantenerse enfocado) 

• Impulsividad/hiperactividad (incapacidad para detenerse y movimiento en exceso).

• Combinado (mezcla de los dos anteriores)

Camino a la salud. El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad debe recibir tratamiento multidisciplinario, con médicos especialistas, psicólogos y terapeutas. Así como terapia farmacológica, fundamental.

La psicoeducación es parte importante en el proceso y consiste en dar a conocer al paciente y la familia las características del diagnóstico y tratamiento.

Entre los objetivos médicos está el favorecer la adaptación escolar, mejorar la socialización, disminuir los síntomas de distracción, medidas de organización que mejoren el funcionamiento del paciente y su entorno, comenta la neuróloga González.

TUS COMENTARIOS