Alimenta a tu bebé sin riesgos ni miedos

Alimenta a tu bebé sin riesgos ni miedos
Mafalda Hurtado, directora Médica en Abbott, ofrece consejos sobre los alimentos sólidos que debe consumir el bebé para que tenga una buena nutrición a lo largo de su vida
Silvia Ojanguren
10/01/2020 - 11:55

La maternidad es una maravilla en la vida de la mujer, pero hay ciertas cosas que dan problemas, sobre todo cuando se trata del primero de los hijos y hay que cuidar todo lo que le rodea y ni que hablar de la comida.

Mafalda Hurtado, directora Médica en Abbott, ofrece consejos sobre los alimentos sólidos que debe consumir el bebé para que tenga una buena nutrición a lo largo de su vida.

1.- Tiempo de alimentos sólidos. Alrededor de los seis meses, los bebés suelen desarrollar la capacidad de colocar su labio superior alrededor de una cuchara y llevar la comida a la parte posterior de la boca. Comienzan a sentarse y sostener la cabeza, lo que es necesario para su seguridad y evitar que se ahoguen. Como el desarrollo puede variar, es importante que cuando tenga seis meses, te fijes en las señales de que tu bebé está preparado para comer alimentos sólidos:

¿Se puede sentar y mantener su cabeza erguida por sí mismo? ¿Tiene el peso correcto? ¿Se interesa en ver cómo los otros comen? ¿Tiene control de su lengua y puede tragar?

2.- Comienza lento y sencillo. Los primeros alimentos sólidos pueden ser purés diluidos de cereales, enriquecidos con hierro o de vegetales y fruta, explica la doctora Hurtado.

Primero, mezcla una cucharita de cereal con 4 o 5 cucharitas de leche materna o en su caso de fórmula.

3.- Alimentación a petición. “Una de las partes importantes de enseñar a tu bebé sobre cómo comer es seguir la regla de oferta y demanda”, indica Hurtado. “Los bebés y los niños tienen un sentido innato de lo que necesitan comer. Deja que tu bebé sea tu guía, no lo obligues a comer de más”.

4.- Mezcla el menú con alimentos saludables. Los alimentos del bebé pueden preparar el escenario para lo que comerán el resto de sus vidas: cuando cambies el menú, no elijas comida alta en grasa, azúcar o sal.

TUS COMENTARIOS