Erotismo en línea

Sexo 27/09/2019 09:57 Cecilia Rosillo Actualizada 09:58
 

Hay negocios  en la industria del sexo que resultan un “boom” en el momento, pero si éste depende de la tecnología puede ir a pique más pronto de lo deseado, como es el caso de las páginas sexcam, junto con las y los modelos dedicados a este negocio, conocidos como webcamer, que surgieron vendiendo sesiones de sexo a través de la cámara de la computadora cuando se hizo viable tener comunicación en tiempo real con personas reales de manera remota.

Se trata de mujeres mayores de edad y en ocasiones hombres, que hacen show eróticos por internet, en páginas destinadas para ello, algunos de estos sitios son buenos, pagan puntuales a sus modelos y técnicos de su plataforma con las mejores comisiones y tienen el precio por minuto más alto por los shows. Otras no, además de no ser buenas, son inseguras o se dedican a la trata de personas.

2 tipos de páginas. Existen dos tipos de páginas, las privadas y las de token. En las primeras, los clientes pueden chatear con las modelos en una sala pública, pero sólo pueden verla desnudarse o haciendo algo sexual si pagan por un show privado. En las segundas, el token es una moneda virtual que se compra en la página y el conjunto de tokens generan una “propina”; las modelos están en una sala pública y hacen sus shows en público donde para acceder se pagan con esta modalidad desde un minuto hasta varias horas.

En ambas, las modelos trabajan las horas que quieran y pueden bloquear su país si no quieren que las vean familiares o amigos. Estas páginas, que hace tres años daban grandes cantidades de dinero a los involucrados, y había modelos que podían ganar a la semana, como webcamer entre mil y dos mil dólares, hoy los ganan en un mes.

EN CRECIMIENTO. Sin embargo, se estima que este negocio ha crecido casi en un 400% en tres años. Al inicio solo había, en todo el mundo, unos mil 500 modelos, hoy hay más de 6 mil incluso en la misma página, y cada día sale más competencia, lo que genera una saturación pues  los usuarios siguen siendo los mismos.

La repartición del dinero es más o menos así: Modelo/Estudio: 35%, Media Buyer: 30%, Plataforma de pago: 10% Servidores: 5%, Gastos operativos (ingenieros, soporte técnico, etc): 5%,---→ Ganancias de la página: 15%.

Por lo general, en estas páginas los modelos tienen prohibido dar información personal, no usan internet para encuentros sexuales reales, solo ofrecen a sus clientes virtuales show eróticos y conversaciones sensuales. 

Los shows que implican flagelación, sangrado menstrual, heces y orines, juego de roles de incesto, violación, necrofilia, zoofilia o bestialismo, actividad con menores de edad, están totalmente prohibidos y ningún tipo de animal debe aparecer en pantalla ni se puede consumir droga frente a la cámara.

REQUIEREN INVERSIÓN. Estas páginas tienen la característica de que las y los modelos tienen un perfil que abarca una excelente presentación y un ambiente sensual de buen nivel, por eso ser webcamer implica invertir en computadora de última tecnología, cámara profesional HD, decorar la habitación, fibra óptica y cableado, juguetes sexuales, prendas de vestir y lencería, clases de inglés (La mayor cantidad de usuarios son de estados Unidos (50%) y Europa (30%), gimnasio, y teatro.

 

Comentarios