¿Cómo tener sexo si ya tuve un infarto?

tarea consejos sexualidad vida sexual
Sexo 02/08/2019 05:18 Cecilia Rosillo Actualizada 11:44
 

El sexo no acaba, pese a que el corazón se infarte. El sexo es algo que nos acompañará toda la vida y que podemos practicar también cuando el corazón padezca enfermedades cardiovasculares, a la edad que sea, pues hay cada vez más gente joven padeciendo infartos, incluso desde los 28 años, como señala el cardiólogo Luis Francisco Arias.

Los jóvenes no quieren creer que el tabaquismo, la obesidad y la diabetes son las principales causantes de los infartos a edades tempranas, pues  se cree  que el infarto sólo da a las personas mayores. Así, el experto asegura que todas las personas, aunque hayan adquirido una enfermedad cardiovascular, pueden tener relaciones sexuales siempre y cuando haya una supervisión médica que lo indique;  para ello, el paciente se debe hacer varias pruebas, entre ellas una de esfuerzo que ayuda a ver qué tanto ejercicio realizar.

Esto se mide en mets, que es la unidad de medida del índice metabólico, es decir, indica la cantidad de energía que consume una persona en reposo y determina el consumo mínimo de oxígeno que el organismo necesita para mantener sus constantes vitales. En otras palabras y para efectos sexuales, nos dicen cuánto ejercicio puede hacer el paciente.

De acuerdo con el doctor Arias, un acto sexual equivale a cinco o siete mets y si el paciente normalmente tiene capacidad de ejercicio de 10 mets, al tener sexo no le va a pasar nada, “siempre y cuando sea con la misma persona, pues el hecho de cambiar de pareja genera más estrés y eso puede provocar un reinfarto si ya se infartó, pero ojo, no es el sexo en sí el que lo infarta, sino el estrés que le produce la relación”, asegura el cardiólogo.

Por ello, después de un infarto, si se quiere tener sexo hay que tomar precauciones, por ejemplo, con la elección de las posiciones sexuales, elegir aquellas que requieren menos energía, porque si se sobrepasa la frecuencia cardiaca máxima para la edad y para el género del paciente, el corazón entonces sí puede sufrir un infarto.

El misionero y todas aquellas que requieran menos fuerza, esfuerzo y el paciente esté acostado, con la pareja arriba, son ideales para un corazón dañado. Asimismo, el uso de juguetes sexuales es un tanto más seguro en estas personas para que el sexo no sea tan enérgico y evitar otro infarto.

Comentarios