TODOS LOS MIÉRCOLES

"Ya iba en la cuarta manoseada pero me dio brutal calambre", por Helena La Mala

"Ya iba en la cuarta manoseada pero me dio brutal calambre", por Helena La Mala

(Foto: Rosalío Huízar, El Gráfico)

Sexo 07/07/2021 15:38 Helena Danae Actualizada 15:40
 

Hola, mis amores, muy feliz miércoles a todos. Hoy quiero compartir un tema súper personal que acabo de descubrir.

El sábado por la tarde me puse a actualizar contenido a mi Only Fans; mientras subía fotos y videos, me empecé a calentar. Me excita escribirles esas cosas sucias, pensar cómo se ponen mis suscriptores al leerlas. 

Así que dejé de lado mi laptop y fui al cajón de los secretos, ese donde guardamos todos los artefactos del placer. Tomé un masajeador para mis pezones y el viejo confiable conejito, que me ha dado algunos de los mejores orgasmos de mi vida; puse un poquito de porno para ambientarme y comencé con la tarea. 

Todo iba perfecto, ese masajeador tenía alta potencia y mis pezones estaban sensibles, así que era excelente, presionaban mis pezones deformándolos. Mientras tanto, tenía el vibrador entre mis piernas, jugaba por fuera de mis labios y, de repente, lo colocaba justo en el clítoris. 

Rápidamente, conseguí mi primer orgasmo, luego vinieron dos más... pero al cuarto, algo no estuvo bien. Cuando sentía que llegaba al cielo, un dolor enorme me llegó al vientre: ¡CÓLICOS!

Ni siquiera pude terminar bien y es que, para venirse, hay que sentir placer, no dolor. Así que dejé de lado mis juguetes, me fui al baño y seguí sintiendo ese calambre infernal mientras hacia pipí. 

Me acosté en la cama y puse mi cobija en mi vientre. La verdad estaba muy asustada, era la primera vez que me sucedía algo así y, como loca, comencé a buscar respuestas en internet.

Justo acabo de ir al ginecólogo y todo estaba bien, así que me relajé y traté de leer lo que me encontraba con la cabeza fría. Pues bien, mis [email protected] [email protected], aprendí que el útero es un músculo que se retrae al tener un orgasmo y, en algunos casos, esto puede provocar cólicos, rompiendo todo el encanto del momento.

Me calmé y descubrí algo nuevo que no sabía, después mi doctor me lo confirmó; al igual que con el ejercicio, esto pasa cuando el músculo ya está muy trabajado... ya saben, demasiado autoamor. Corrí a ponerme una compresa caliente y todo pasó.

Hoy hemos descubierto algo nuevo y no muy agradable, pero es bueno saberlo. 

Como nota, recuerda que las relaciones y el sexo no deben doler; si sufres siempre o muy seguido de dolor, es mejor que vayas a un doctor y te asegures que no pasa nada malo. 

Me dio un gusto enorme contarles esto, saben que [email protected] adoro y espero con ansias el próximo miércoles.

Google News - Elgrafico

Comentarios