RELATOS SEXUALES

"A veces me preocupa ser tan cachonda, no tengo llenadera", por Lulú Petite

"A veces me preocupa ser tan cachonda, no tengo llenadera", por Lulú Petite
Sexo 27/05/2021 13:10 Lulú Petite Actualizada 13:39
 

Querido diario: He de confesarte que a veces me masturbo después de escribirte ¿Sabes?

Me preocupa un poco pensar que no tengo llenadera. Una cosa es que el sexo sea mi trabajo, pero eso de volverme a calentar cuando escribo sobre los hombres a los que me he acostado en la semana, a veces me preocupa.

Por ejemplo, hace rato recordé al cliente que me metió un dildo púrpura y luego me miró masturbarme con él (seguramente, se publicó el martes pasado).

Me puse tan caliente, que ahorita no sé si seguirte escribiendo o masturbarme ya, con el recuerdo de ese juguete llenándome el sexo y vibrándome dentro. Además, como el juguetito me lo regaló el cliente al final de la cita, no tengo más que estirar la mano, abrir mi cajón y revivir el momento.

Lo hago muchas veces después de escribirte y es que, bien lo dicen, el órgano sexual más poderoso es el cerebro. Los orgasmos más intensos son los que vienen sazonados con fantasías, con juegos, con recuerdos, con erotismo.

A veces, me caliento pensando en el efecto que lo que escribo pueda tener en ti, cuando me lees. Me imagino provocándote una erección y que dudes entre buscar con quién coger, llamarme o jalártela de una buena vez.

Me caliento imaginándote, después de leerme, me llamas y nos vemos.

Me excita imaginarte comiéndome a besos, tocándome por todos lados, tendiéndome en la cama, abriéndome las piernas, metiéndome tu miembro. Me excito pensando a detalle en cómo me haces el amor, en tus manos apretándome la piel, en tus labios comiéndome las tetas, en tus bolas chocando con mi vulva, en tu respiración agitada, en mis gemidos frenéticos, en tu orgasmo, en el mío.

¡Caramba! De verdad que ya no puedo. Voy a abrir mi cajón favorito, sacar mi vibrador más potente y a sentir de verdad, cómo en mi imaginación, me pones una cogida deliciosa. No tengo llenadera y me encanta.

Hasta el martes, Lulú Petite. 

Comentarios