RELATOS ERÓTICOS

“Una buena embestida, el mejor amuleto para iniciar el año”, por Lulú Petite

“Una buena embestida, el mejor amuleto para iniciar el año”, por Lulú Petite

(Foto: Archivo, El Gráfico)

Sexo 04/01/2022 16:07 Lulú Petite Actualizada 16:07
 

Querido diario: Javier me contrató por dos horas. Que para recibir bien el año, me dijo. Después de hacerme el amor por primera vez, estuvimos charlando un rato sobre planes y proyectos para el año que comienza.

Él sale a Canadá la semana entrante. Un negocio. Me duché mientras me seguía platicando y, cuando salí, me metí a la cama.

Él aprovechó para darse también una ducha. Mientras lo esperaba, me quedé profundamente dormida.

Estaba soñando que bailaba en una fiesta, cuando me despertó con un beso en la mejilla. Abrí los ojos y me encontré con su cuerpo desnudo y varonil a mi lado; con el miembro parado, enorme, oliendo aún a jabón, lo acercó a mi rostro, antes de tomar un condón y ponérselo con cuidado. Me lo puso en los labios. Me tomó de las sienes y con lujuria comenzó a clavar su erección en mi garganta.

Yo apretaba mis pezones endurecidos. Quería que me cogiera, como lo había hecho antes de nuestras duchas, pero de pronto sentí un espasmo y un golpe dentro del condón que rebotó en mi paladar. Él gimió. Sentí en mi boca el condón lleno de leche.

Él dejó de moverse, pero se clavó más en mi boca. Lo miré a los ojos con picardía.

Al fin llegamos al 2022. Después de lo duro y tupido de los dos anteriores, comimos las uvas y chocamos las copas de año nuevo con más resignación que confianza.

Le platiqué a Javier de mis tradiciones y amuletos antes de despedirnos. Borreguitos, semillas, uvas, maletas, chones y entonces le pregunté: —¿Tienes algún amuleto para empezar bien el año?

—Sí, coger contigo —me dijo.

Sonreí agradecida.

Hasta el jueves, Lulú Petite

Comentarios