CALIENTE POR SABER

“Tuve sexo lésbico y ahora ella amenaza con decirle a mi esposo”

“Tuve sexo lésbico y ahora ella amenaza con decirle a mi esposo”

(Foto: Unsplash)

Sexo 06/12/2021 14:33 Actualizada 14:33
 

PREGUNTA: Asistí a un colegio privado y mi marido siempre fue a uno público. Nuestras infancias fueron distintas, aún así nos enamoramos y hemos construido una familia unida. Hace poco él perdió su trabajo y como yo no he quiero acabar con los ahorros comenzó a llamarme “fifí”. En estos meses me he convertido en: “La fifí de la casa”, la mamá fifí”, “la muy fifí”. Odio que me que me llame así y más frente a nuestros hijos. Se burla de mis ganas de superar la crisis, de que no acepto a una pareja que se da por vencida y que se conforma con mi sueldo. ¿Eso me hace "fifí"?

RESPUESTA: Nadie debe ridiculizarte. Superarte, ser ahorradora y tener tranquilidad económica es lo ideal para todos. La educación financiera y la visión a largo te hace una mujer inteligente. Eso de llamar “fifí” a quien trabaja, ahorra y quiere un vida estable es un insulto que merece ignorarse. Apoyar el ahorro es básico. No tener ingresos le genera a tu pareja complejo y enojo. Cuidado.

 

PREGUNTA: Mi novia tiene una hija enojada y consentida. El domingo pasado en una comida familiar se levantó diciendo que ella es homosexual y que no va a tolerar un chiste más de homofobia en la mesa. Tiró la silla y se fue dejando a todos, incluyendo a su madre con la boca abierta. Nadie sabemos por qué está tan irritada. Se le ve de malas, se le ve irritada, se le ve mal todo el tiempo. ¿Cómo le hago para saber si está en algo turbio?

RESPUESTA: Es difícil construir confianza con chistes homofóbico en la mesa. Si de verdad quieres acercarte a la hija de tu novia y ser su aliado deja tu homofobia a un lado y acepta que los homosexuales son tan normales como los heterosexuales.

 

PREGUNTA: Odio que mi marido use el noticiero a las siete de la mañana como despertador. Me parece una manera horrible de iniciar el día. Son demasiadas malas noticias, demasiados sucesos tristes y muchas injusticias. Nada gana con oírlas desde temprano. Simplemente ya no soporto quedarme cobijada en la cama escuchando eso, me llena de impotencia. Me quita las fuerzas de iniciar el día. Detesto esa costumbre suya. ¿Qué debo de hacer?

RESPUESTA: Aprovecha la mañana y salte a caminar o a meditar. Haz ejercicio, vete a un parque donde haya un café; lee un libro en la cocina…vaya, salte de esa cama. La mañana es el momento ideal para darte gusto. Si para tu pareja es importante empezar el día bien informado te recomiendo que dejes de quejarte y tomes ese tiempo para ti alejándote de todo lo que te mortifique.

 

PREGUNTA: Hace unos años tuve un encuentro sexual con una amiga de la infancia. Fue un episodio lésbico e intenso…sorpresivo, hermoso pero así como llegó…terminó. El problema es que hace unas semanas ella comenzó a buscarme para pedirme ayuda económica y como no se la di me está chantajeando con contarle a mi esposo todo lo nuestro; quiere decirle que soy lesbiana, que tuve que ver con ella. Hasta ahora todo ello ha sido un secreto. ¿Qué debo hacer?

RESPUESTA: No cedas al chantaje. Obviamente te metiste con la persona equivocada. Toca abrirte y compartir tu secreto; sino lo haces vivirás chantajeada por más tiempo. Una vez que cedes al chantaje siempre estarás con miedo. Experimentar es parte de la vida, es un capítulo de la historia de una pareja fuerte. Me temo que te toca poner tu pareja a prueba.

 

PREGUNTA: Un amigo de la prepa me buscó, cenamos rico, tomamos vino y recordamos historias. Al despedirnos, me confesó que ha soñado con hacerlo conmigo. Me dijo: "En la prepa eras bien zorra y nunca me consideraste”. En su voz había resentimiento. Me molestó lo que decía pero después me dio miedo. Dijo que ha soñado con violarme y enseñarme a la fuerza lo que me perdí por años. Trató de acércame a su boca tomándome del cuello y mejor me escapé, hasta se me bajó la borrachera. Después de eso, él me ha llamado, pero no le contesto, tengo miedo. ¿Estoy exagerando?

RESPUESTA: Ten cuidado. Las personas que dicen esas cosas cuando están pasados de copas tienen coraje. No vuelvas a salir con esta persona, mucho menos a solas. Avísale a tus familiares, a tus amigos. Ese tipo puede ser peligroso. Considera no volver a acercarte a él nunca más. Nadie que te llame zorra o que confiese el deseo de violarte debe de estar cerca de ti. Son señales peligrosas. No exageras. 

Comentarios