ESTABAMOS EN COMUNICACIÓN

"Siento una descarga de placer y de adrenalina intensa", por Lulú Petite

Siento una descarga de placer y de adrenalina tan intensa
Sexo 08/06/2021 15:46 Lulú Petite Actualizada 12:56
 

Querido diario: Me recuesto boca arriba y él se lanza sobre mí, comiéndome a besos deliciosamente.

Lame mi cuello, me come los pechos, baja por mi vientre, mete su mano entre mis piernas, las separa, acaricia mi sexo con dos dedos y sigue bajando los besos, pasa de mi ombligo al pubis y, después, coloca su cabeza entre mis muslos, saca la lengua y lame desde la base de mi vulva hasta el clítoris.

Siento una descarga de placer y de adrenalina tan intensa que gimo con fuerza. Ahhhh. Como si nos hubiéramos sincronizado, al otro lado del muro, en la habitación contigua, se escucha la voz de otra chica que también gime, quizá con la misma intensidad. ¡Ahhhh!

Sus gemidos y los míos parecían estar en comunicación. Si yo gemía, ella pujaba; si yo gritaba, ella aullaba. Nuestro placer, a gritos, pasaba de una habitación a otra como si las compartiéramos.

Cuando me penetró, sentí tan rico que mi grito fue estereofónico; el de ella, casi simultáneo, cimbró los cristales.

Estoy segura de que ella clavaba sus uñas en la espalda, cuando yo clavaba las mías en la almohada, mientras mi cliente me lo hacía de perrito. Los golpes de nuestros cuerpos, el crujir de nuestras camas, todo estaba multiplicado por dos en simultáneo.

Nuestros orgasmos también fueron coordinados. Yo le pedía más y ella gritaba que sí. Gemimos en un suspiro profundo que adivinaba el clímax. Después del orgasmo, reinó el silencio. Los cuatro llegamos juntos o eso quise creer.

Nos cruzamos en el pasillo, cuando salí. Él era un hombre bajito de bigote coquetón, ella una rubia bonita y pequeñita, de ojitos color miel. Cuando me vio, bajó la mirada y se puso colorada como jitomate. Yo seguí caminando, tratando de aguantarme la risa.

Hasta el jueves, Lulú Petite

Comentarios