CALIENTE POR SABER

“Mi amigo y yo nos dimos a la misma morra y ahora los 3 tenemos Covid”

“Mi amigo y yo nos dimos a la misma morra y ahora los 3 tenemos Covid”

(Foto: Pixabay)

Sexo 24/01/2022 18:33 Actualizada 19:30
 

PREGUNTA: Mi marido se enfermó de Covid, entonces me fui a dormir al cuarto de mi hija que ya no vive con nosotros. En los 10 días que mi marido estuvo confinado decidí que ya no quiero dormir con él. Me di cuenta de que ya no me gusta compartir todo. La ventaja de estar separados es que, cuando lo extraño, voy al cuarto a platicar con él y, cuando me harta, regreso a mi soledad, a mi libro, a mi música, a mi serie, a mi teléfono…a mi vida. ¿Verdad que no significa que estamos mal? ¿O sí?

RESPUESTA: Defender tu espacio es válido. Te centra, te da independencia y plenitud. No es una tontería, es muy fácil caer en la necesidad de atender los caprichos de alguien más y el espacio te da tiempo de pensar en tus propios caprichos. Es verdad que no compartir la misma cama te hace
perder intimidad y esa rica costumbre de calentarse las piernas y abrazarse, de mezclar el cuerpo, sentirse pareja. Pero puedes invitarlo a pasar la noche en tu cama; el secreto está en jugar con el espacio de una manera creativa.

 

PREGUNTA: Mi mejor amigo y yo nos dimos a una misma chavita la semana pasada y a los tres nos dio Covid. Me gustaría decirle al doctor todo lo que sucedió, especialmente porque la chava acabó en el hospital por no estar vacunada y yo me siento culpable. ¿Se lo digo a mi médico o mejor no?

RESPUESTA: Estamos en una situación en la que se debe tener mucho cuidado antes de meterte a la cama con uno o con dos. El hecho de que ella no esté vacunada, no es tu responsabilidad. Probablemente, por eso ella está en el hospital. Al doctor le dará igual lo que hicieron ustedes tres, lo importante es que no te vuelvas a acostar con alguien que no está vacunado porque te puede contagiar fácilmente.

 

PREGUNTA: Estoy a dos meses de casarme y me doy cuenta de que me estoy casando porque mis papás quieren la boda y porque mi novia me ha presionado. Yo adoro mi vida de soltero. No quiero responsabilidades, ni hijos. No quiero hacerle daño a nadie y es que ya hay gastos, ilusiones y hasta regalos…¿cómo se echa uno para atrás?

RESPUESTA: Obvio, entran muchas dudas en los días previos a tomar una decisión tan importante. Piensa en ti y en lo que representa este momento de tu vida. Aprovecha para ver de forma objetiva a tu futura esposa. Habla con ella, conoce su sentir, sus sueños. El matrimonio es una decisión importante, no es una prisión. ¿Tendrá ella los mismos miedos? Abre tu corazón con ella.

 

PREGUNTA: Hace dos meses supimos que Mauricio, mi hijo, es gay. Desde entonces, no viene a la casa porque mi marido no le dirige la palabra. Lo dejó muy claro: “Mientras siga siendo maricón, no lo quiero en mi vida”. Trato de no confrontar los ánimos, de convivir con ellos por separado. Es una pesadilla, la tensión es tremenda y yo la estoy pasando mal.

RESPUESTA: Es muy difícil tener una pareja tan cerrada. Es dificultoso pensar en que un padre pueda tomar la decisión menos acertada. Te recomiendo tratar de abrir un diálogo con un especialista de por medio. La vida es muy complicada para tener prejuicios tontos y crear montañas entre nosotros y nuestros hijos. La homosexualidad no es una razón para distanciarse.

 

PREGUNTA: Llegó a mi vida un hombre con un pene tan pequeñito que siempre trae en la bolsa un vibrador distinto. Nunca me había tocado un hombre tan abierto, tan juguetón. Nuestras aventuras sexuales se han vuelto una locura y desde que empezó la pandemia siempre anda imaginando cosas nuevas y trae muchos tipos de vibradores. ¿Verdad que el tamaño no importa?

RESPUESTA: Mucho mejor tener un novio imaginativo, juguetón, lleno de ideas y ganas de hacerte el amor que uno con una cosotota, que cree con eso ya la hizo. Un miembro pequeño puede ser más cómodo, incluso para el sexo anal…en cambio uno muy grande lastima y hasta puede hacer daño. No hay nada mejor que un compañero con iniciativa sexual, el tamaño efectivamente es lo de menos.

Comentarios