LA GUÍA DEL SEXO

Secretos para que seas irresistible ante todos, aunque te sientas feo

Secretos para que seas irresistible, aunque estés feo
Sexo 04/06/2021 13:10 Cecilia Rosillo Actualizada 19:05
 

Una de las preguntas que todo el mundo se hace alguna vez es por qué algunas personas son tan suertudas y gustan a casi todo el mundo pese a no ser perfectas físicamente, o por qué en algún momento una persona que era irresistible, dejó de serlo y se volvió un humano normal. 

Las respuestas las tiene el coeficiente de atracción física, una combinación de características físicas medibles matemáticamente con el desarrollo de habilidades sociales y personales que influyen en la manera en que los demás nos ven.

El primer punto es que hay una fórmula sencilla que el científico norteamericano Devendra Singh descubrió para medir, en el caso de las mujeres, el nivel de atracción que despierta, al que llamó coeficiente de atracción física.

Se trata de tomar la medida de la cintura de la mujer y dividir esos centímetros por el tamaño de la cadera. Si por ejemplo, la cadera mide 100 centímetros y la cintura 80, el coeficiente resulta ser 0.8, lo que es una señal de buena salud, y la persona resulta ser atractiva, pero si se llega a un coeficiente de 0.7 (relación de cadera de 90 centímetros con cintura de 70) estamos frente a una proporción ideal, que es la más atrayente y difícil de pasar desapercibida, y no solo nos representa buena salud sino belleza. Lo mismo ocurre con la relación de la simetría de las facciones, mientras más simétricas son las facciones, más atrayente es la persona.

Pero la investigadora británica Peta Heskel descubrió que la fórmula matemática no bastaba, y que una persona atrayente, si además contaba con otros factores, se convertía en una persona irresistible. Partiendo de la matemática, el físico Peta descubrió que la higiene y el cuidado a los detalles en la apariencia son tan fundamentales como la simetría.

De aquí que usar ropa y accesorios (incluidos los lentes que deben complementar la forma de la cara) favorecedores es básico, así como el corte y color del cabello que saquen partido a las facciones. 

Usar ropa en malas condiciones, mal combinada, tener manos descuidadas restan atractivo visual. La postura es otro elemento fundamental, los hombros caídos y la espalda encorvada dan una impresión negativa, asociada a la depresión.

Lo que las personas proyectan de sí mismas también contribuye a la atracción hacia los demás, las personas inseguras, con baja autoestima o débiles dan esa imagen a los demás.

Las personas atrayentes e irresistibles no dudan de sus capacidades, se valoran y proyectan una personalidad fuerte.

Un factor muy importante en la atracción tiene que ver con la empatía, y es que las personas que más atraen son las que dan muestras de saber escuchar, las que ponen atención a las personas cuando les hablan y les importa lo que les dicen. Son buenos conversadores porque no acaparan conversaciones para lucirse, ni menos precian a los demás.

La habilidad de ser asertivos también abona a la atracción, una persona genuina se distingue por que sabe expresar sus opiniones y sentimientos de manera respetuosa, esto habla indirectamente de honestidad y transparencia lo que hace que se le perciba como confiable. 

Esto en mucho va de la mano con los buenos modales, que si bien para muchos es algo pasado de moda, nos hablan de refinamiento, un factor que al que se le asocia con exclusividad y sofisticación, y saca a la persona “del montón” y ser distinto atrae y genera deseo.

Comentarios