RELATOS SEXUALES

“Recibí en mi garganta todo su rígido mástil”, por Lulú Petite

“Recibí en mi garganta todo su rígido mástil”, por Lulú Petite
(Foto: Archivo El Gráfico)
Sexo 31/08/2021 17:02 Lulú Petite Actualizada 17:02
 

Querido diario: Él me espera, como de costumbre, con la puerta abierta. Toco por cortesía, pero sé que se abrirá sola en cuanto mis nudillos rocen la madera.

Él espera, como de costumbre, sentado en el sillón de la habitación, recién bañado y completamente desnudo, escuchando música de los noventa en inglés.

Me mira entrar. Me clava sus pupilas lujuriosas sin decir nada, sólo se acaricia la erección en silencio. Acomodo mi bolso en el tocador, junto a los billetes que él dejó allí para mí. Saco un preservativo y volteo. Seguimos en silencio. 

Paseo la lengua por mi labio, sosteniéndole la mirada pervertida. Camino hacia él, mientras desabotono mi blusa. Muevo el sostén y descubro mis pechos. 

Me siento en sus muslos desnudos y pongo mi pezón derecho en su boca. Él lo lame, lo succiona. Acaricia mis nalgas, las aprieta. Meto mis manos en su cabellera rizada de canas prematuras.

Me levanto de su regazo y él abre las piernas para hacerme espacio. Me arrodillo y me acomodo en el hueco entre sus muslos, miro su miembro enorme, erecto. Lo masturbo suavemente antes de ponerle el condón y meterlo todo en mi boca. 

Él hunde sus dedos en mi cabellera, por las sienes, y recibo en mi garganta su trozo de carne. 

Como de costumbre, él gime, tensa los músculos y se vacía en el condón. Siento el látex en mi boca llenarse de leche, pero sigo chupando hasta que él me suplica que pare.

Me pongo de pie. Acomodo mi sostén, abotono mi blusa, tomo mi dinero, lo meto en el bolso y, como de costumbre, me voy. Así le gusta que lo hagamos. Nada más, ni nada menos. Para eso paga. Eso le doy.

Hasta el jueves, Lulú Petite. 

Comentarios