LA GUÍA DEL SEXO

Quitarse el condón sin avisar, la violación que a veces no se nota

Quitarse el condón sin avisar, la violación que a veces no se nota
(Foto: Ilustrativa, Unsplash)
Sexo 12/11/2021 12:35 Cecilia Rosillo Actualizada 13:37
 

Quitarse el condón a punto de la eyaculación es un acto de violencia, no de buenas habilidades amatorias. A este acto, considerado de dominación y control del hombre sobre la mujer, se le llama stealthing y de acuerdo con los expertos en sexualidad humana, lo ejecutan hombres con falta de educación sexual integral y que no tienen perspectiva de género.

Lo más grave es que muchas veces las mujeres no se dan cuenta de que su pareja se quitó el condón, pues esa es la parte crucial de esta agresión: que ella no se entere porque no lo ha consentido, dejándola así expuesta, sin haberlo decidido, a embarazos y enfermedades.

Entre la excusas más comunes para hacerlo se encuentra el que el coito no se siente igual al hacerlo con condón, y que esta diferencia en la sensación baja la estimulación y con ello la excitación. También se pretexta que fue un accidente o que de otra forma no lograba eyacular.

Todos esos son argumentos que llevan un trasfondo de violencia de género, ya que se toma de manera unilateral la decisión de exponer a la mujer a un embrazo no deseado o al contagio de enfermedades de transmisión sexual.

Esta violencia, en los jóvenes, puede ser adquirida cuando se exponen de manera temprana a la pornografía, ya que toman la ideología de que la mujer solo está para dar placer al hombre sin importar ni su propio gozo ni sus necesidades. 

En lo adultos es causa de una educación sexual centrada en el culto al falo y patriarcal. Y en ambos casos se efectúa bajo esquemas mentales encaminados a que la mujer puede ser tratada como objeto y usada para la satisfacción personal.

En este sentido los sexólogos de todo el mundo están a favor de que se dé un cambio en la educación sexual que recibe el hombre desde la niñez, ya que es necesario que se dejen de reproducir conductas y pensamientos que le impiden saber relacionarse en el área de la sexualidad, desde un nivel de acuerdos y consensos.

Y es que, en muchos casos, ni hombres ni mujeres han llegado a entender con certeza y precisión lo que quiere decir consenso. Este concepto se refiere no solo a acceder a tener sexo, sino a tenerlo bajo condiciones precisas y pactas previamente, es el tener claro que sí habrá sexo solo sí tal o cual cosa; sí y solo sí de tal o cual manera; o sí y solo sí en tal o cual práctica; de otro modo es abuso sexual y violación.

Las consecuencias emocionales que sufre la mujer cuando se da cuenta que su pareja (no importando si hay matrimonio o no) se quitó el condón y eyaculó dentro de su cuerpo sin protección, suelen ser graves, pues lo primero que se atenta es la confianza, con lo cual el sentimiento de traición es tan o más fuerte que el que se experimenta con una infidelidad.

Además, la ansiedad que se da por la angustia de poder tener un embarazo no deseado mete a la mujer en un nivel de estrés extremo, que aunado a la impotencia y frustración puede llevar a la persona hasta experimentar síntomas de depresión.

Por ello, este tipo de violencia puede ser denunciado y se castiga bajo la figura de violación.

Comentarios