DIARIO DE LULÚ PETITE

"No me reponía del placer, cuando sentí su miembro bombear", por Lulú Petite

"No me reponía del placer, cuando sentí su miembro bombear", por Lulú Petite

(Foto: Archivo El Gráfico)

Sexo 19/08/2021 15:40 Lulú Petite Actualizada 15:40
 

Querido diario: El de esta tarde era un tipo enorme e imponente. Alto como rascacielos y muy moreno. De cabello con corte militar, mirada de serpiente y manos grandes. Olía rico y tenía una vibra tan sexosa que apenas me abrió la puerta, sentí escalofríos.

Algo en su estilo no me encantaba, no sé, me incomodaba un poco su aspecto de chico malo. Nos desnudamos, me recostó bocarriba y acariciando mis muslos se fue metiendo en mi entrepierna y, mirándome fijamente a los ojos, comenzó a frotarme el clítoris con el pulgar. 

Sentí enrojecer mis mejillas y me abandoné a su tacto. Sentí cómo metió sus dedos índice y medio por mi vagina y me estremecí. Me agarré al edredón buscando contener mis contorsiones y comencé a gemir, cuando una descarga fulminante me reventó en el hipotálamo y un orgasmo intenso recorrió cada partícula de mi cuerpo. Sacó sus dedos de mi sexo y se limpió mis jugos en mis muslos. Estaba empapada.

Me puso entonces de rodillas sobre el colchón, tomó un condón, se lo puso y apuntó su pene hacia mi cara. Lo tenía tan grande como lo imaginé y deseaba. De inmediato, me lo metió en la garganta y me hizo chupársela un rato, hasta que se recostó de nuevo a mi lado, ahora él bocarriba y me pidió que lo cabalgara.

Me coloqué encima y, a horcajadas, me clavé poco a poco en su miembro delicioso, hasta sentir que la tenía toda dentro. Me moví con prisa, mientras él me acariciaba toda, estaba tan caliente que sentí otro orgasmo formarse en mi cuerpo; no me reponía del placer, cuando sentí su miembro bombear hasta llenar el condón de semen.

Charlamos luego del sexo y resultó el tipo más noble y tierno. De malo sólo tenía la apariencia y, en la cama, resultó muy bueno.

Hasta el martes, Lulú Petite

Comentarios