CALIENTE POR SABER

“Mi marido y su amigo se van solitos al billar para darse de besos”

“Mi marido y su amigo se van solitos al billar para darse de besos”
(Foto: Unsplash)
Sexo 22/11/2021 17:35 Actualizada 17:35
 

PREGUNTA: Mi hijo cumplió 23 años y no me entiende. Su novia le saca enojos. No se entienden, no se llevan bien y todo lo convierten en un problema, en una guerra donde los dos están encaprichados y los veo peleando. Además de los problemas de trabajo y de la enfermedad de mi marido, yo tengo que aguantar a esa niña estúpida que tiene a mi hijo hecho un idiota. ¿Cómo saco a mi hijo de esto?

RESPUESTA: Es difícil ayudar al otro a salir de una situación de la que no se quiere salir. Te recomiendo que no dejes que su enojo te salpique. Involúcrate más en tu vida, que en la de tu hijo. No lo ayudes, sal tú de tus problemas. Cuida tus espacios. No dejes que sus malos humores te amarguen y te muevan de tu centro. No te involucres en sus planes, no trates de salvar a tu hijo. Pon una frontera sana entre tu vida y la de ellos. Con el ejemplo podrás mostrarle el estilo de vida que deseas para él.

 

PREGUNTA: Caché a mi marido en un romance con uno de sus amigos del billar. Lo enfrenté y llorando me explicó que la semana pasada quedaron de verse con otros amigos, pero de seis, sólo llegaron ellos dos. Me aseguró que se les pasaron las copas y no sabe cómo fue que acabaron besándose. Se han visto todos días, por eso fue que los sorprendí. Si yo estoy confundida, él lo está más. Tenemos una niña de dos años y un bebé. Él llora, me pide perdón y dice que no me puede explicar con palabras lo que siente. Yo, en cambio, los quiero matar a él y a su amigo. Estoy llena de odio. ¿Qué puedo hacer?

RESPUESTA: Respira. Esas son de las sorpresas que nos da la vida y que uno debe de aprender a aceptar. No sé exactamente lo que le sucede a tu marido, pero puedo intuir que se está descubriendo. La bisexualidad es más común de lo que creemos. Puede que este sea un momento de replantear tu matrimonio o de evolucionar juntos; te recomiendo: deja el odio a un lado y toma decisiones con calma.

 

PREGUNTA: Con mucho sacrificio compramos los aparatos auditivos de mi mujer y ahora resulta que no los quiere. Si de por sí su condición de sorda me es difícil, que no use los aparatos me pone mal. Yo me quedo mucho tiempo solo y no me gusta estar solo. No siento que me quiere en su mundo, ella está aislada. Sé que se molesta cuando me quedo hablando con la vecina, por eso lo hago, para que vea que no me voy a quedar solo; si mi mujer quiere saber lo que le digo a la vecina, pues que se ponga los aparatos, ¿no?

RESPUESTA: Me parece que no comprendes que la sordera es una enfermedad y no un capricho. Usar los aparatos debe de ser una tarea continua, pero si ella no te quiere oír es porque tu actitud no ayuda. Piensa bien lo que dices y haces, trata de acercarte de una manera en la que las palabras sobren y el amor se haga sentir. Si la quieres cerca, busca cómo ser atento y cariñoso sin palabras. Si ya te cansó, sé franco. No es momento de jugar con los celos.

 

PREGUNTA: Hace unos días, mi esposo me hizo burla en una fiesta; dijo que cuando me conoció yo no sabía hacerle el amor, que todo me lo tuvo que enseñar él. De regreso a casa, le hice saber que me molestó su chistecito y aseguró que eso no volvería a suceder, pero otra vez lo hizo. ¿Debo armar un pleito y echarle en cara que me pone en ridículo o más bien lo dejo hablar y me hago, como siempre, la despistada, la que simplemente no se entera?

RESPUESTA: El ridículo es una manera de ser violento. Una persona que te hace burla, que se ríe de ti con los demás y te hace quedar mal frente a los otros no te cuida, no te ama, no te respeta. No dejes pasar ni una más. La gente que te quiere te enaltece, te ve con orgullo y lo que no le gusta, te lo dice a solas. Nadie tiene por qué ridiculizarte nunca.

 

PREGUNTA: Estoy enamorado del chavo que le corta el pelo a mi mamá. Pero él me aseguró que si sigo dentro del clóset ante mi familia,  él no querrá nada conmigo; me he preguntado si salir del clóset es o no es un asunto importante; me siento cómodo dentro de mi propia burbuja y mi sexualidad no la quiero discutir con mis padres, en especial si no sé si voy a ser gay el resto de mi vida. Esta es una etapa mía y no entiendo por qué para él es tan importante que yo se lo diga a mi mamá. 

RESPUESTA: Andar con una persona que se avergüence de ti, que te mantenga en secreto, que no te presuma, ni te muestre no es agradable, seas o no seas gay. Tener una pareja es ya bastante complicado como para esconderse del mundo. Antes de invitar a otro a formar parte de tu presente, acepta quien eres hoy. Si él conoce a tu madre y no te abres con ella, le estás pidiendo que se oculte por ti y eso, para muchos, no está padre.

Comentarios