RELATOS SEXUALES

“Una rica y lenta cabalgata, mientras el pepino sale y entra”, por Lulú Petite

“Una rica y lenta cabalgata, mientras el pepino sale y entra”, por Lulú Petite

(Foto: Archivo, El Gráfico)

Sexo 02/06/2022 15:06 Lulú Petite Actualizada 15:06
 

Querido diario: Me voy clavando en tu miembro erecto. Me siento en él y vas entrando, lo hago despacito, para que no me duela. Lo tienes grande. Apenas me cabía en la boca cuando te la estaba chupando. Me lo meto por completo y apoyo mis manos en tu pecho.

Te cabalgo moviendo las nalgas para que tu pene entra y salga. Con una mano me acaricias las tetas, con la otra me agarras la nalga. Las aprietas, juegas con tus dedos hasta que siento uno que me toca el ano. Respingo, porque por ahí no despacho, pero sigo montándote.

Pensar que no iba a venir. Era tarde y, a decir verdad, ya no tenía ganas de salir. Estaba en pijama y a punto de desmaquillarme, cuando recibí tu mensaje. Sólo porque me caes de maravilla, me volví a vestir.

Me pides que me ponga de perrito. Entras de golpe, me tomas por la cintura y comienzas a moverte con furia. Siento tu sexo taladrarme a fondo y tus pelotas golpearme el clítoris.

Pongo mi cara en el colchón, levantando un poco más las nalgas. Así, ves mejor y tu sexo entra más. Sigues cogiéndome con fuerza. Acariciándome las nalgas, hasta que tu dedo travieso, nuevamente resbala a mi ano. No eres brusco ni intentas meterlo, pero de nuevo respingo. Por esa entrada no hay servicio, joven, te digo con la mirada. Sigues moviéndote hasta que te vienes.

Me ducho, tomo el dinero que me dejaste en el buró y te lanzo un beso antes de irme. Bajo en el elevador y, al abrirse las puertas, me encuentro en el lobby con un viejo cliente, uno de los mejores que tenía cuando trabajaba en agencia.

Él también ya se va, pero me abraza y me dice que le da mucho gusto reencontrarme. A mí también. Intercambiamos teléfonos y, para formalizar, me paga dos horas. Dice que son por adelantado, pero lo conozco, cuando me vea pagará como si no hubiera adelanto.

Me subo a mi coche y te mando un mensaje: “Gracias por llamarme. Pensar que no iba a venir”. Me preguntas “¿Gracias por qué?” y te digo que te lo contaría hoy, aquí en EL GRÁFICO.

Hasta el martes, Lulú Petite

Comentarios