RELATOS ERÓTICOS

“Con lengüetadas en mi delantera, solo así se le endurece”, por Lulú Petite

“Con lengüetadas en mi delantera, solo así se le endurece”, por Lulú Petite

(Foto: Archivo, El Gráfico)

Sexo 21/06/2022 15:37 Lulú Petite Actualizada 15:37
 

Querido diario: Él es un buen cliente. Nos vemos, en promedio, una vez al mes. Es hombre de rutinas. Me espera recién bañado y le gusta que yo me duche. Me pide que me desnude frente a él antes de entrar a la regadera y espera a que termine con la toalla lista. Siempre me seca con calma artesanal.

Comienza por la espalda y las nalgas, luego se arrodilla y pasa la toalla por mis pies y pantorrillas, me seca los muslos y el sexo. Seca el vientre, los brazos y termina por secarme los senos.

Pasamos entonces a la cama y vuelve a tocarme. Me mira fijamente a los ojos y repasa mi cuerpo con las yemas de sus dedos, sus nudillos y sus besos. Acaricia mis mejillas, baja por la curva de mi cuello, lame mi clavícula, recorre mis hombros y, antes de seguir a los brazos, gira hacia mis senos y allí se detiene.

Roza mis pezones con suavidad, luego les da algunos pellizquitos, apenas suficientemente firmes para ponérmelos duros. Aprieta mis pechos redondos con fuerza y se lleva mis pezones a la boca. Los lame, los chupa y los lengüetea una y otra vez hasta que, poco a poco, va logrando que su miembro se pare.

Le cuesta mucho trabajo lograr una buena erección y generalmente sólo lo logra chupándome los senos.

Ya cuando la tiene bien parada, se pone de pie y, sin dejar de mirarme las tetas, comienza a masturbarse frenéticamente. Yo sé entonces lo que debo hacer: apretarme los senos, juntar mis tetas, alargar la lengua para tratar de lamerlas, oprimir los pezones, mientras él mira con lujuria y se jala el miembro como si quisiera arrancárselo, hasta que gime y dispara un chorro de leche.

Dice que sólo así logra eyacular. Si trata de meterla, se le cae la erección, si se pone condón, se olvida. Ni el viagra le ayuda. Sólo jalándosela mientras mira un par de buenas tetas, puede venirse y bueno, a mí me paga por ayudarle.

Hasta el jueves, Lulú Petite

Comentarios