RELATOS ERÓTICOS

“Una monumental embestida, con todo y sus tacones puestos”, por Lulú Petite

“Una monumental embestida, con todo y sus tacones puestos”, por Lulú Petite

(Foto: Archivo, El Gráfico)

Sexo 23/06/2022 16:38 Lulú Petite Actualizada 16:38
 

Querido diario: Tengo un cliente que tiene un fetiche con los tacones. Supongo que estarás pensando que eso difícilmente califica como fetiche, a muchísimos hombres les gustan las mujeres con tacones; hasta Bronco compuso una canción al respecto. No. A él no sólo le gusta que yo lleve tacones a nuestras citas y que, además, siempre me coja con ellos puestos. No. Eso calificaría dentro del parámetro de lo normal. A él, además, le gusta ponerse tacones para coger conmigo.

Es bajito y delgado. Asegura que es completamente hetero, pero ama y sabe usar tacones muy bien. Una vez me recibió con ajuar completo: tacones y vestido de tirantes y falda diminuta. Así me cogió.

Me desnudó dejándome solo los tacones, me puso de perrito, sin quitarse el vestido y, manteniendo el equilibrio en unas zapatillas que desafiaban la ley de la gravedad, me puso una cogida monumental, de esas que sientes que te van a levantar en cada estocada, que sientes las entrañas arder y el orgasmo formarse y explotar.

Cuando cogemos, apenas se vacía en el condón y lo saca repleto de leche, es como si se exorcizara el personaje.

Se quita los tacones, los guarda en una caja. Se viste su traje impecable, pone cara seria, me paga y se despide regresando a su vida conservadora.

Ayer, después de vernos, nos despedimos en el motel con la promesa de repetirlo pronto. Llevaba en una bolsita la caja con sus zapatos. No lo vi cuando sacó su coche. Yo me metí al mío, salí a la avenida y en la primera esquina me encontré con un semáforo en rojo. Volteé a la derecha porque me llamó la atención la música a todo volumen en el coche de al lado. Era él.

Sonaba con escándalo la voz de Gloria Trevi. “Y me solté el cabello, me vestí de reina, me puse tacones, me pinté y era bella…”. Volteó, me vio y sonreímos. Qué bonito es ser feliz siendo quien eres, aunque sea un ratito, pensé.

Hasta el martes, Lulú Petite

Comentarios