RELATOS SEXUALES

“Por la movida deliciosa, mi cobro del 401 casi lo dejo”, por Lulú Petite

“Por la movida deliciosa, mi cobro del 401 casi lo dejo”, por Lulú Petite

“Por la movida deliciosa, mi cobro del 401 casi lo dejo”, por Lulú Petite (Foto: Archivo, El Gráfico)

Sexo 03/11/2022 19:36 Lulú Petite Actualizada 19:36
 

Querido diario: Estábamos en la habitación 401. Me desnudé y me senté a la orilla de la cama. Pusiste una almohada bajo mi espalda, levantaste mis piernas y me metiste tu miembro.

¡Caramba! La tenías enorme. Sentí tu sexo gordo y largo abrirse espacio entre mis piernas, entró despacio mientras gemía y pedía clemencia. Sentí ese dolorcito rico de la penetración, pero en cuanto entraste y comenzaste a moverte, la sensación fue deliciosa.

Apreté las manos tratando de atrapar las sábana. Recargaste mis pies en tus hombros y me los besaste. Te movías riquísimo y, estando yo muy caliente, comenzaste a acariciarme el clítoris con el pulgar. Disfrutaba cómo me la metías, te miraba a los ojos, tu cara lujuriosa, tu pene taladrándome a fondo y tus dedos estimulándome el clítoris.

De pronto, sentí un fuego encendiéndose en mi cuerpo y me explotó un orgasmo intenso e inesperado que me obligó a gritar suplicándote que no pararas. Mientras yo aún no podía recuperarme de mi éxtasis, te viniste también.

Fue tan evidente mi orgasmo, que no pudiste evitar sonreír triunfante cuando mi alma volvió al cuerpo. Me encantó cómo me cogiste.

Se hacía tarde. Nos duchamos y platicamos un rato. Cuando ya se acercaba la hora de que atendiera a otro cliente, en el mismo motel me despedí de ti con un beso.

Todavía tenía en la memoria tu tacto y tu forma de hacer el amor, cuando las manos del siguiente cliente comenzaron a tocarme. A los pocos segundos ya estaba yo de nuevo a tono. Entre besos y caricias, hicimos el amor deliciosamente.

Estuve con él una hora y, después de ducharme, bajé al lobby y allí, la chica de recepción me llamó y me entregó un sobre cerrado.

—Te lo dejó el de la 401 —me explicó. ¡Era mi pago! No podía creerlo, se me había pasado cobrarte. Entonces vi mi teléfono y encontré tus mensajes. ¡Gracias!

Hasta el jueves, Lulú Petite

Comentarios