RELATOS SEXUALES

“Regresando a la ducha, después de sus embestidas fulminantes”, por Lulú Petite

“Regresando a la ducha, después de sus embestidas fulminantes”, por Lulú Petite

“Regresando a la ducha, después de sus embestidas fulminantes”, por Lulú Petite (Foto: Archivo, El Gráfico)

Sexo 27/10/2022 21:06 Lulú Petite Actualizada 21:06
 

Querido diario: Estoy en la ducha y él me observa con lujuria. Es una bañera con cristales que dejan ver desde afuera hasta que el vapor empaña los vidrios.

Cierro las llaves, tomo una toalla, salgo de la bañera y lo encuentro a un lado del lavabo, con el miembro erecto y un condón en la mano.

Me recibe con la toalla y me seca, luego la tira al suelo y recorre con mi cuerpo sus manos. Se pone el preservativo mirándome a los ojos con lujuria intimidante.

Me da media vuelta y me pone contra el cristal de la regadera. Veo el reflejo de nuestros cuerpos desnudos cuando levanta mi pierna, me mete el miembro y comienza a darme deliciosamente.

Apenas puedo mantener el equilibro cuando arrecia sus embestidas. Me agarra de la cintura, levanta mi muslo, logra una penetración más profunda. Me está poniendo una cogida deliciosa, casi aúllo del placer.

Él sonríe, lo veo en el reflejo de la bañera, su sonrisa es libidinosa. Entonces, me da media vuelta y metiendo sus manos enormes bajo mis nalgas, me levanta y me sienta en el lavamanos.

Siento el mármol frío en mis nalgas y, de inmediato, siento su miembro abrirse paso y meterse a fondo en mi sexo. Recargo mis manos en el lavabo, mis antebrazos tiemblan por la dificultad de sostener el peso de las embestidas, mis piernas al aire y el placer abrumador. Mis gemidos son ya estruendosos.

Me baja del lavabo y me hace poner las manos en él, donde antes estaba sentada. Me veo en el espejo. Miro cómo me abre de nuevo las nalgas, me hace doblarme un poco hacia el frente y me la mete todita. Exploto en un orgasmo fulminante, mientras él llena el condón con su leche.

Nos quedamos unos segundos así, recuperando el aliento, antes de regresar a la ducha, a limpiarme el placer recién vivido.

Hasta el martes, Lulú Petite

Comentarios