RELATOS ERÓTICOS

“De perrito con un empresario, una riquísima experiencia”, por Lulú Petite

“De perrito con un empresario, una riquísima experiencia”, por Lulú Petite

(Foto: Archivo, El Gráfico)

Sexo 27/01/2022 15:23 Lulú Petite Actualizada 15:23
 

Querido diario: Eduardo es empresario. Nació en un pueblito de Michoacán y, siendo aún un niño, se quedó sin papá. Era el mayor de cuatro hermanos, por lo que, a mitad de su secundaria, dejó la escuela y se puso a trabajar para ayudar a su mamá.

Comenzó haciendo chambitas en el mercado de su pueblo, pero poco a poco fue saliendo adelante, construir su empresa y lograr que todos sus hermanos tuvieran carreras y un presente próspero y cómodo. Hoy, a su empresa le va muy bien, su mamá vive como una reina y da trabajo a casi 100 personas.

Ayer, cuando nos vimos, me puso en cuatro. Me encanta cuando un hombre sabe coger de perrito. Con mis codos en el colchón, mi cara pegada a la almohada y mis nalgas lo más levantadas posible, comenzó a dedearme con lujuria. Sentí un placer tremendo.

No me esperaba sentir su boca lamerme toda, antes de ponerse el preservativo y apuntar su sexo hinchado y venoso a mi vagina abierta. Separó mis nalgas lo más que pudo y se clavó a fondo, bombeándome con tanto entusiasmo, que las piernas me temblaban y el placer se apoderaba de mí.

Eduardo tenía 45 años y su empresa ya establecida, cuando su hijo mayor le preguntó por qué sus tíos tenían una carrera, pero él no. Aunque la explicación fue sencilla, la pregunta le caló y a partir de ese momento, sin descuidar su empresa, terminó la secundaria, hizo la prepa abierta y se matriculó en la universidad.

Me apretó las nalgas con fuerza antes de venirse dentro de mí. Me enseñó el condón repleto de leche como un trofeo de caza, antes de hacerle un nudo y tirarlo al cesto. Sonreí. Me encanta atenderlo y más cuando, como ayer, es para celebrar.

¿Qué celebramos? Ayer Eduardo terminó su Doctorado. ¡Felicidades Doc!

Hasta el martes. Sígueme en Twitter: @LuluPetite2022

Comentarios