RELATOS ERÓTICOS

“Después de tanto tiempo, ya extrañaba esas exquisitas atragantadas”, por Lulú Petite

“Después de tanto tiempo, ya extrañaba esas exquisitas atragantadas”, por Lulú Petite

(Foto: Archivo, El Gráfico)

Sexo 10/02/2022 17:04 Lulú Petite Actualizada 17:04
 

Querido diario: ¡Caramba! No recordaba lo rico que coges. Me llamaste después de mucho tiempo. Según tú te habías retirado de las andadas. Te ibas a portar bien porque pensabas regresar con tu esposa. Al final no se dieron las cosas, sigues divorciado y volviste al camino de los moteles.

Me pusiste de perrito y con tus manos enormes separándome las nalgas comenzaste a lamerme la vulva de un modo que me estremecía. Tienes una lengua tan grande y deliciosa, que cada que recorría mi vagina abierta me provocaba unos escalofríos deliciosos. Mi cuerpo temblaba de pies a cabeza y yo no podía parar de gemir a gritos.

Me metiste dos dedos y comenzaste a moverlos hacia ti. No podía más. Te supliqué que me cogieras ya, no aguantaba las ganas de venirme. Pero eres cruel. No me lo diste de inmediato, primero te pusiste el condón y te paraste frente a mí con tu miembro erectísimo apuntando a mi boca.

Me la metiste despacio, pero hasta la garganta y apoyaste tu mano en mi nuca obligándome a atragantarme. Sentí tu miembro en el paladar y seguí chupando, con dificultad para mantener el equilibrio.

Escuchar tus gemidos varoniles me puso aún más cachonda, sentir tu carne en mi boca, apoyarme en tus muslos duros y devorarte, me provocó más ganas de que me cogieras.

Te lo pedí con la mirada, ya llorosa, por la atragantada que me estabas dando.

Me recosté, abrí las piernas y te miré a los ojos, ansiosa y hambrienta. Tú sonreíste y separándome más las piernas, te metiste en mí y comenzaste a moverte como si estuvieras bailando. Con cada movimiento tocabas partes de mi sexo que me provocaban placeres distintos y deliciosos. Clavé mis uñas en tus brazos y ahogué un grito. El orgasmo fue absoluto. Se me puso la mente en blanco y, por un instante, exploté en placer.

¡Caramba! No recordaba lo rico que coges. Me llamaste después de mucho tiempo. Según tú te habías retirado de las andadas. Qué chido que estés de regreso.

Hasta la otra. Sígueme en Twitter:@LuluPetite2022

Comentarios