RELATOS ERÓTICOS

“El mejor delicioso, es cuando te domino y te lo aprieto”, por Lulú Petite

“El mejor delicioso, es cuando te domino y te lo aprieto”, por Lulú Petite

(Foto: Archivo, El Gráfico)

Sexo 21/04/2022 14:06 Lulú Petite Actualizada 14:06
 

Querido diario: Estoy en cuatro sobre la cama. Tú obedeces, inmóvil, con las manos y los pies atados con tu propia corbata. Estás desnudo, acaricio tus piernas con mis uñas. Te estremeces. Gimes un poco y ordeno que te calles. Te muerdes los labios, aprietas los puños cuando sientes mi cabellera pasearse suavemente sobre tu pecho, las puntas de mi pelo te hacen una caricia suave, mientras mi mano termina de recorrer tus muslos y alcanza tus bolas.

Te acaricio un poco las pelotas con mis uñas, la manicure las hace al mismo tiempo deliciosas y peligrosas. Las acaricio con suavidad. Te estremeces, gimes de nuevo, pero repito mi orden:

—¡Cállate! —grito, clavando un poco mis uñas afiladas alrededor de tu escroto. Guardas silencio.

Tomo el pomo de aceite que compraste y dejo caer un poco en tu pecho. Está frío y respingas, pero te resistes a hacer cualquier ruido.

Me gusta que seas obediente. Reparto el aceite en tu pecho y abdomen, echo otro poquito en tu miembro y comienzo a masturbarte. La tienes parada, firme, venosa, gruesa. Busco un condón que te pongo cuidadosamente.

Quieres tocarme, pero te quito las manos de un zarpazo. Así lo pediste. No me vas a contratar en rol de dominadora, para dejarte hacer lo que quieras. Hoy no harás nada, yo te voy a coger.

Después de un rato de chupártela, me levanto y acaricio tu cuerpo, hasta tomar tu miembro con mi mano y meterlo en mi sexo. Te cabalgo poniéndote mis tetas en la boca. Me comes los pezones mientras te cojo, moviéndome con intensidad hasta que te vacías en el condón.

Te lo dejo puesto cuando me meto a bañar, ordenándote que no te muevas. Me obedeces. Tomo mi dinero del tocador. No te has movido. Te doy un beso en la frente antes de irme. Sonríes.

Voy rumbo a mi casa cuando recibo tu mensaje: “Tenemos que repetirlo”, me dices.

“Va”, respondo entusiasmada.

Hasta el martes, Lulú Petite

Comentarios