TODOS LOS MIÉRCOLES

"Les voy a contar cómo fue una de mis experiencias más deliciosas", por Helena La Mala

Helena La Mala, actriz porno, relatos sexuales, relatos eróticos, Helena Danae, relaciones sexuales, sexo

(Foto: Rosalío Huízar)

Sexo 28/07/2021 16:38 Helena Danae Actualizada 22:06
 

"Hola mis amores, feliz miércoles. La semana pasada, les conté un poco sobre mi vida, cuestiones personales y amorosas. Recordé el espléndido sexo que tuve con mi ex; les conté que cogíamos en todos lados, incluso en el auto, afuera de casa. 

Eso fue lo que más les llamó la atención pues me llegaron cientos de mensajes a mis redes preguntándome ¿cómo lo hacíamos? Independientemente del debate que hay si es un espacio publico o privado, estoy segura que si los cachan en plena acción, se van a meter en problemas.

Así que no, esto no es una guía de cómo hacerlo, solo les voy a contar cómo fue una de mis experiencias más deliciosas. 

Salimos de un bar, yo tenía unas copas de más y andaba súper coqueta. Camino a casa, comencé a ‘calentar’ sus motores para que pudiera echar andar a su “amigo”.

Llegamos y, mientras algunos vecinos se metían a sus casas, nosotros nos quedamos manoseándonos. Cuando no se veía nadie en la calle, comenzamos a meter nuestras manos debajo de nuestros pantalones.

Me puse en cuclillas en el asiento del copiloto y me bajé, solo un poco, el pantalón y los calzones. Dejé el acceso rápido para que su pepino pudiera meterse.

Él se puso detrás de mí y comenzó a cogerme; la emoción era demasiada. Podía sentir su miembro duro, por la preparación manual que le di antes.

Con los ojos cerrados pude sentir cómo se acercaba para que él explotara dentro de mí... en eso, se escuchó cómo los vecinos abrían su puerta.

Rápidamente, me quité para poder vestirme, pero en ese preciso momento él explotó, dejando mis pantalones llenos de su fluido blanco.

Me senté con la ropa manchada y húmeda, saludamos al vecino y, corriendo, nos metimos a la casa, me urgía quitarme esa ropa y bañarme.

La verdad es que todo fue veloz por la emoción de saber que podíamos ser descubiertos, pero en realidad cada minuto valió la pena.

Espero les haya gustado imaginarse en esta situación o incluso ser un mirón, detrás de la ventana, agasajándose con nuestro rapidín".

Saben que [email protected] [email protected] y espero leernos la próxima semana.

Comentarios