RELATOS ERÓTICOS

“A látex con algo de sudor, así huele el delicioso”, por Lulú Petite

“A látex con algo de sudor, así huele el delicioso”, por Lulú Petite
(Foto: Archivo, El Gráfico)
Sexo 30/11/2021 14:05 Lulú Petite Actualizada 16:14
 

Querido diario: ¿A qué huele el sexo? Estaba de perrito. Martín me contrató para estar con él dos horas y las estaba aprovechando. Era el tercer palo que nos echábamos. Él estaba arrodillado sobre la cama, penetrándome con fuerza, yo en cuatro, agarrándome a las sábanas para no perder el equilibrio.

Me miraba en el espejo, mientras era poseída por ese hombre, delgado, de unos cuarenta y cinco años, pecho velludo, barba de candado y mirada cachonda.

Me agarraba de la cintura y movía su cadera con pasión, sus dedos se clavaban en mi piel, mientras me propinaba unas estocadas firmes y contundentes. Yo gemía encantada, disfrutando al hombre que repartía por mi cuerpo toda su lujuria.

Sentí de pronto cómo me burbujeaban las hormonas en la sangre y me explotó un orgasmo delicioso. Mis bracitos y piernas temblaron como Bambi recién parido. Gemí con fuerza, mientras me ponía dura para clavarme más ese pene grueso, delicioso, que me taladraba las entrañas.

Él no dejó de moverse. Cuando te siguen cogiendo en medio de un orgasmo, la sensación es tan intensa y placentera que se vuelve casi insoportable. Te rebasa, te desborda. Grité y me levanté curvando la espalda hacia atrás.

Él siguió moviéndose con su pene erecto dentro de mí. Me abrazó y empezó a apretarme los pechos, mientras besaba mi cuello y espalda. La cogida era deliciosa.

Un intenso olor a sexo colmó la habitación. ¿A qué huele el sexo? No sé explicarlo. A sudor, a látex, a fluidos, a adrenalina, a semen, a pecado. Ese olor turbio y hormonal llenó nuestros pulmones y fue como una especie de batazo sexual que nos puso más cachondos.

Me pidió que me volteara y, apenas me la metió, se vino a chorros. El condón quedó repleto. ¿A qué huele el sexo? A gloria.

Hasta el jueves, Lulú Petite

Comentarios