CALIENTE POR SABER

“Mi marido me hace ricas chambas con juguetitos, pero a la mera hora todo se le baja”

“Mi marido me hace ricas chambas con juguetitos, pero a la mera hora todo se le baja”

(Foto: Unsplash)

Sexo 09/05/2022 13:51 Actualizada 13:51
 

PREGUNTA: Mi esposo y yo estamos volviendo a tener relaciones gracias al vibrador que me compré. Lo metí a la cama sin preguntar. Yo lo saco del cajón y él parece contento de poderlo usar en mí, sin tener una erección fuerte y poderosa. No sé si me explico bien, pero una vez que me ve prendida la erección se le da fácil y ya no tiene angustia de ser el hombre erecto de 30 años que era antes. Me gusta que no se siente amenazado por un juguete de baterías, ¿verdad que fue una buena solución?

RESPUESTA: La iniciativa es un factor básico en la relación sexual de una pareja. Los juguetes sexuales hacen las relaciones lúdicas y divertidas. Nadie debería sentirse remplazado por un vibrador, lo que una mujer quiere de un hombre no lo da un juguete sexual, pensar así muestra ingenuidad. Te recomendamos que acudan con un médico especialista para que tu esposo se trate si es que tiene una disfunción y así, puedan ayudarlos a tener relaciones sexuales de mayor calidad.

 

PREGUNTA: Tengo miedo. Lo digo en serio; soy una mujer que vive sola y con eso de que el fin del mundo se acerca, lo que más quiero es tener a alguien cerca de mí; mucho tiempo pensé que tener un compañero no era importante, pero mientras más va pasando la vida, cada día que pasa, siento que se acerca mi vejez y vivo asustada…me da miedo pasarme sola los últimos años de mi vida; nunca me había sentido tan triste, pero siento que nadie me va a cuidar y yo no voy a cuidar a nadie. ¿Alguna recomendación?

RESPUESTA: La realidad es que tener un hombre no necesariamente te hará sentir acompañada, mejor trata de hacer cosas lindas por ti. La vida no está para buscar a alguien que te cuide, sino para cuidar y sentir reciprocidad. No se trata de vivir con alguien, sino de volverte útil, apoyar a los demás.

 

PREGUNTA: Sé que mi mujer es hiriente. Lo aprendió desde niña. Su hermana y ella son igualitas. Cuando se pelean, vuela mierda en la habitación. Yo, en cambio, no soy así. No me gusta herir ni decir cosas feas. Hace unos días, nos peleamos y mi mujer, otra vez, me dijo cosas que… no se me salen del corazón. Ha pedido mil perdones, se dice arrepentida y asegura que ella así saca la ira, pero si piensa todo eso tan feo que me dijo y puede lastimarme así, yo no sé si quiero estar cerca de ella, ¿qué hago para olvidarlo?

RESPUESTA: Efectivamente, existe gente que cree que las palabras se las lleva el viento y que se puede vivir en armonía después de llenarte de insultos. Te recomiendo que intentes borrar por esta vez sus palabras y que cuando inicie de nuevo con esa actitud hiriente, la dejes hablando sola, cuelgues el teléfono o te salgas de la habitación, incluso discutir en lugares públicos, donde ella no pueda ponerse violenta.

 

PREGUNTA: Me gustan las películas porno, las puedo ver mil veces, pero mi novia las odia; para ella es basura y me dice que soy un enfermo adicto. Dice que es una pena verme enchufado a la pornografía; ¿crees que debo escucharla o más bien, debo de esconderme en mi propia casa y hacer lo que me da la gana?

RESPUESTA: Todo es cuestión de medida. Te invito a analizar con cuidado: ¿cuánto tiempo pasas pegado a la pantalla viendo porno?, ¿dónde quedan tus ganas después de estar tan activo en la pornografía? ¿qué es exactamente lo que te reclama tu novia? La intimidad sexual es vitamina para la pareja, una vida sexualmente activa requiere de energía, ilusión y ganas, ¿dónde estás poniendo tu energía y tus ganas?

Comentarios