CALIENTE POR SABER

“Descubrí que mi mamá usa juguetes sexuales y me dio asquito”

“Descubrí que mi mamá usa juguetes sexuales y me dio asquito”

(Foto: Unsplash)

Sexo 18/07/2022 17:31 Actualizada 17:31
 

REGUNTA: Mi hermano tiene 15 años más que yo y acaba de salir del clóset. Mis padres no lo pueden creer. Dicen que no entienden por qué se casó mi hermano, por qué tuvo dos hijos y trató de llevar una vida de hetero, si nunca lo fue. Mi madre lo culpa de las complicaciones que ha tenido mi papá; según ella, son los disgustos los que lo han puesto mal. No entienden nada.

RESPUESTA: Hace 15 años era más difícil salir del clóset. Muchas personas que estaban confundidas pretendían que no eran homosexuales y dejaban de buscar la manera de enfrentarse a la sociedad para que gente como tus padres no los vieran feo. Eso ya cambió, ahora gente como tus padres, que juzgan y señalan son las ignorantes. Las cosas han cambiado gracias a aquellos que no se quedaron callados, gracias a que nos damos cuenta de que la preferencia sexual de las personas es un asunto personal y privado.

 

PREGUNTA: Tengo una relación difícil con todo el mundo. La difícil soy yo. Soy la que no sabe poner límites, la que hace favores, la que lleva a componer la licuadora, la que llama al fumigador, pasea a los perros, se encarga de ahorrar, preparar las compras de la casa y se pelea con los vecinos hasta por los lugares del estacionamiento. Estoy harta de pelear con todos, de resolver. Me he autocolocado en un lugar donde todo cae sobre de mí, me lo han dicho mis hermanas y mis amigas…pero hoy por fin me quiero mover. A ver, ¿cómo se le hace?

RESPUESTA: Es difícil poner límites. Hacerlo de un día para otro es efectivo, sólo si te mantienes firme. El papel de ama de casa, madre helicóptero y esposa leal es de 24 horas, 7 días a la semana, a menos que uno comience a respetar sus propios tiempos. Repite varias veces al día: “Todo es importante”.“Todos somos importantes”.“Yo necesito”. “Mi descanso es importante”,“mi bienestar es importante”. Procurarse a sí misma es una labor de cada una de nosotras. Acostumbrar a los demás a procurarte, se logra procurándose una a sí misma.

 

PREGUNTA: Desde que le cortaron el Internet, mi vecina viene seguido a mi casa. Nuestra relación es muy amable, pero no nos hemos atrevido a darnos señales claras. Con cualquier pretexto, nos pasamos horas juntos. Aun cuando nos quedamos en silencio, cada uno trabajando en lo suyo... yo dizque resolviendo unas cuentas, mientras ella se queda dizque terminando unos asuntos de su despacho. ¿Doy el paso o me espero?

RESPUESTA: Ya estar en silencio cómodo con ella es una muy buena señal. Si te gusta y tienes esa sensación de que le gustas también, no dejes la relación en el tintero. Algunas veces decir con seguridad lo que quieres funciona, pero a veces no. Observa bien como es ella, entra a su casa para ver si te gusta cómo vive, cómo come, cómo es en su intimidad. Cocinen juntos, enamórate con calma; no te lances con todo, observa y conócela.

 

PREGUNTA: Me molestó encontrar en el cajón de mi madre un vibrador.  ¿Por qué hace esas cosas? Es ridículo que una mujer de su edad siga con ganas de tener juguetes sexuales. No la he querido enfrentar porque lo descubrí cuando fui a asistirla, porque se puso mal y me quedé en su
casa varios días. ¿Cómo se lo pregunto?

RESPUESTA: No saques el tema y haz como si no lo hubieras visto. Tu madre tiene derechos y necesidades, tienen ganas y descubriste que está viva y que es sexualmente activa. Quita de tu mente la posibilidad de pedirle explicaciones. Ella está en su derecho y no debes meterse en su intimidad.

Comentarios