LA GUÍA DEL SEXO

Si piensas perdonar una infidelidad, primero lee esto

Si piensas perdonar una infidelidad, primero lee esto

(Foto: Unsplash)

Sexo 14/02/2022 21:02 Cecilia Rosillo Actualizada 21:02
 

Si hay algo difícil en la relación de pareja es superar la crisis que deja la infidelidad. Y este es un asunto que va de los dos lados. Es fuerte tanto para quien decide perdonar como para quien pide el perdón.

Evidentemente cada caso merecerá considerar sus propias circunstancias pero, hay factores generales a considerar, y el primero de todos ellos es no decidir nada al calor del dolor y la desilusión.

De tal forma, primero hay que darse tiempo para salir del shock, cuando se descubre esta traición se enfrenta un estrés postraumatico, hay celos de por medio y no pocas veces aparece la violencia que es necesario parar.

La primera fase de la infidelidad descubierta es un caos en el que las personas hacen las cosas más terribles y se toman las peores decisiones, por lo que lo más recomendable es pedir ayuda.

El segundo paso es fundamental: restaurar el diálogo. Una de las cosas que más daña es no saber por qué, desde el punto de vista el otro, pasaron las cosas, las razones de su actuar.

Por ello hay que poder escuchar, ver que sirve decir y que no, abrir la comunicación y más que hablar del o la amante hablar de la relación, por qué se llegó a eso. Después se toma la gran decisión: quedarse o terminar.

Quedarse implica recuperar la confianza, lo cual es un trabajo complejo doloroso y lento donde se debe entender que el perdón es un proceso y no un evento, que requiere de reparar en la medida de lo posible, el daño causado y por ello tiene como objetivo darle al otro y a uno mismo la posibilidad de cambio para vivir en el presente.

A partir de aquí perdonar es ser consciente de lo que pasa, de que perdonar lo que nos hicieron nos influye menos, pero la consecuencia de lo hecho hiere inevitablemente y que desde ese momento para recuperar la confianza, se darán ciertas medidas de precaución que son evidentes, pero que se trata de responder a lo que el otro hace ahora y no a lo que hizo entonces.

El perdón se obtiene haciendo y cumpliendo promesas, introduciendo nuevas actitudes, actividades, eventos, certezas, que saquen la desconfianza, a sabiendas que no se olvida, que el asunto se supera para que deje de doler y se restaure una confianza que ya no es ciega sino activa y eso toma tiempo. 

El infiel si quiere ser perdonado tiene que enfrentar las consecuencias, darse cuenta de su problemática interna y comprometerse con el mismo a trabajar para superarlo, asumir su responsabilidad y reparar el daño en lo posible.

Comentarios