RELATOS ERÓTICOS

“Agripada y toda mocosa, pero así gozando de un ardiente delicioso”, por Helena La Mala

“Agripada y toda mocosa, pero así gozando de un ardiente delicioso”, por Helena La Mala

“Agripada y toda mocosa, pero así gozando de un ardiente delicioso”, por Helena La Mala (Foto: Archivo, El Gráfico)

Sexo 23/11/2022 14:33 Helena Danae Actualizada 14:33
 

Hola, mis amores, feliz miércoles. Ojalá que estos días lluviosos y de frío se estén abrigando bien y que no se me enfermen.

Pero si ya sucedió lo inevitable, hablemos del delicioso cuando estamos enfermos. Sé que la idea de tener relaciones estando agripado no suena muy sexy y a veces nos privamos de ese placer por miedo a contagiar a nuestra pareja, pero hacerlo así también tiene cosas positivas.

En lo personal, cuando he estado enferma, durante el acto me siento bien. Después de estar gimiendo un rato, mi nariz se descongestiona e, incluso, el malestar corporal disminuye.

Esto es porque al hacer el delicioso aumentamos las endorfinas, es decir, la sustancia que provoca el bienestar en general del cuerpo. Nos hace sentir bien y contentos, así que podemos aminorar esos malestares.

Ahora viene la parte negativa, el contagio hacia la persona sana. ¿Cuántas veces no nos ha pasado que nos curamos nosotros y luego nuestra pareja cae enferma? Se convierte en un ir y venir de la enfermedad.

Por eso, les dejo unos tips para aminorar (no eliminar) este riesgo. De cajón podríamos comenzar porque la persona enferma use cubrebocas, aunque tal vez no resulte muy sensual.

La otra opción son las posiciones donde los rostros no quedan de frente. Por ejemplo, de perrito; si la enferma es ella puede incluso tomar una almohada o algo para cubrir su boca cuando sienta la necesidad de toser, evitando que los bichos queden libres.

Si el enfermo es él, pues podemos mimarlo y no obligarlo a que haga un esfuerzo innecesario, así que una buena opción sería montarlo en vaquera invertida, él está recostado y tú arriba. Con esta posición mi cuerpo siempre triplica las sensaciones, tanto para mal como para bien; es decir, el malestar y el placer se amplifican. Cada centímetro que está dentro de mí es delicioso y los orgasmos son gloriosos.

Todo esto es solo un consejo personal, no lo tomen como receta médica.

Recuerden que siempre lo ideal es ir al doctor y no automedicarse. También recuerda disfrutar de tu vida sexual de manera responsable.

Les envío todo mi amor y besitos curativos llenos de cariño.

Comentarios