RELATOS SEXUALES

“Me pone cachonda rápido, si me tocas aquí durante el delicioso”, por Helena la Mala

“Me pone cachonda rápido, si me tocas aquí durante el delicioso”, por Helena la Mala

(Foto: Archivo, El Gráfico)

Sexo 11/05/2022 14:06 Helena Danae Actualizada 14:06
 

Hola, mis amores, feliz miércoles. Hoy quiero platicarles sobre las partes sensibles de nuestro cuerpo. Siempre es rico estar con alguien que sabe cómo y dónde tocarte, pero para llegar a este punto hay varios detalles que debemos cuidar.

Conocernos es básico. ¿Cómo vamos a poder decirle a la otra persona qué queremos que nos haga, si no sabemos lo que deseamos? Esta es la práctica más divertida y podemos hacerlo solos o en pareja.

Hay que tocar y estimular todas las partes de nuestro cuerpo que nos apetezcan, para saber en donde sentimos esas cosquillitas e identificar dónde no queremos hacerlo.

Hay detalles a revisar que serían más fáciles de entender si estamos solos. Por ejemplo, “¿En esta parte siento algo que me gusta? ¿Quiero parar porque es extraño lo que estoy haciendo?” Una vez que encontramos estos puntos, viene la parte de comunicarlos.

No podemos esperar que todo se dé por arte de magia. Recuerden que el porno es ficción y lo que se ve ahí, raramente sucede en la vida real. Así que lo más práctico es explicarle a nuestra pareja qué nos gusta.

Aunque también puede darse mediante la marcha. Imagínenlo así: están haciendo el delicioso y ella toma la mano de él, dobla sus dedos, deja dos estirados y los pasa levemente por su ano. Tal vez haya sorpresa, pero si todo sale bien, él entenderá que eso le gusta y que quiere más para disfrutarlo.

Deben trabajar juntos en perfeccionar sus técnicas y así poder llegar al punto en el que hasta una mirada servirá para entender, sin palabras, qué es lo que su cuerpo les está pidiendo.

Mis puntos más sensibles o donde más me gusta que me toquen cuando estamos cogiendo, son los pezones, puedo casi llegar a un orgasmo si mi pareja los está apretando y moviendo de una manera mágica. La verdad, no lo hago tan seguido porque me gusta algo rudo y, después, puedo quedar algo adolorida, aunque en el momento sólo pida. Así que lo hacemos de vez en cuando con esa intensidad.

Cuando lean esta columna quiero leer sus puntos más sensibles para el delicioso en mis redes sociales.

Espero con ansias la próxima semana para que me tengan en sus manos, ya saben que los adoro.

Comentarios