RELATOS ERÓTICOS

“Estaba cincuentón, pero lo movía delicioso”, por Lulú Petite

“Estaba cincuentón, pero lo movía delicioso”, por Lulú Petite

(Foto: Archivo, El Gráfico)

Sexo 25/11/2021 14:39 Lulú Petite Actualizada 14:39
 

Querido diario: Estaba en cuatro, recibiendo las embestidas cachondas de Miguel, un cincuentón muy simpático.

Se movía rico mientras me la metía y me acariciaba las nalgas. Dobló un poco la espalda hacia el frente y, metiéndomela de perrito, se puso a sobarme las tetas pellizcando mis pezones.

Me pidió que me volteara y, separando mis muslos, pasó sus dedos por mi vagina empapada, antes de empuñar su miembro y metérmelo de nuevo.

Deteniéndose con las palmas de las manos, comenzó a moverse clavándose profundamente.

Gemíamos tan fuerte que seguramente nuestro acto se escuchaba en las demás habitaciones. Jaló la almohada y me pidió que nos pusiéramos de cucharita. Separó mis nalgas y esparció con su pene mi humedad por la vulva, resbaló fácilmente y de inmediato me tenía empalada.

Me abrazó cogiéndome los senos y acariciando suavemente mis pezones hasta ponerlos durísimos y, sin dejar de moverse, tapizó de besos mi espalda.

La sensación de sus labios en mi piel, sus manos en mis tetas y su sexo en mi vagina era tan placentera, que me tenía en las nubes. Sentí cómo, poco a poco, el torrente sanguíneo me aceleraba el pulso y transportaba por mis venas los ingredientes del placer, para explotar en un orgasmo enorme y fulminante.

Estaba gimiendo, cuando sentí los espasmos de Miguelito dentro de mí y el chorro blanco llenar el preservativo.

Se quedó abrazándome, con sus manos en mis pechos. De pronto, volvió a colmar de besos mi espalda desnuda y fue bajando su mano hacia mi abdomen. Me la sacó, se quitó el condón, le hizo un nudo, lo tiró al cesto y se metió a la ducha. Antes, se me quedó mirando con lujuria y vi cómo se le volvía a parar el miembro. Enorme.

—¿Te puedo pagar otra hora?; preguntó animado.

—Claro; respondí desde la cama preguntándome en silencio si habría tomado algo para andar tan enjundioso.

Hasta el martes, Lulú Petite

Comentarios