RELATOS ERÓTICOS

“Es tu varonil voz, la que me calienta”, por Lulú Petite

“Es tu varonil voz, la que me calienta”, por Lulú Petite
(Foto: Archivo, El Gráfico)
Sexo 18/11/2021 14:33 Lulú Petite Actualizada 14:33
 

Querido diario: Abro las piernas. Te siento. Cierro los ojos. Tus manos bajan por mis pechos, me aprietas los pezones, acaricias mi abdomen. Tus besos recogen la sal de mi piel. Me contoneo, revolcándome en tus caricias.

Siento tu aliento en mi abdomen mientras me dices palabras profanas, mientras me explicas las ganas que tenías de verme, de tenerme desnuda y en tu cama, de cogerme y volverme a coger.

Te escucho y me estremezco, tu voz varonil siempre me pone cachonda. Me besas el ombligo y siento tus manos traviesas bajar por mi sexo. Me comes los pechos. Me pides que no abra los ojos, que te sienta. Subes un poco más y comienzas a murmurarme cosas al oído. Me estremece el huracán en tus palabras y tus dedos abriéndose paso entre mis labios, separándolos.

Tu pulgar me alcanza el clítoris cuando siento entrar tu dedo índice. Me lo metes sin clemencia y yo gimo por el placer que me provocas. Siento tus besos en mi cuello cuando me metes otro dedo, el medio, y comienzas a moverlos masturbándome exquisitamente.

—¡Métemela!; te suplico. Estoy tan caliente que no puedo esperar un minuto más. Te quiero dentro. Te quiero ya.

Te pones un condón, mientras me acomodo de perrito, con las nalgas bien paradas. Me acaricias la vulva y me vuelves a meter los dedos, repartes mis fluidos por todo mi sexo y entonces te dejas ir.

Te siento moverte deliciosamente, clavarte a fondo, apretar mis nalgas, acariciar mi espalda, tomarme de la cadera y de los muslos. Venirte riquísimo. Me fulmina un orgasmo que me hace morder la almohada y así nos quedamos unos segundos que parecen eternos. Con tu sexo dentro del mío, el condón lleno, el placer explotando y el olor a sexo rico, perverso, llenando cada resquicio de esa habitación.

Hasta el martes, Lulú Petite

Comentarios