RELATOS ERÓTICOS

“El placer de la excitación, cuando solo miras”, por Lulú Petite

“El placer de la excitación, cuando solo miras”, por Lulú Petite
(Foto: Archivo, El Gráfico)
Sexo 14/10/2021 14:31 Lulú Petite Actualizada 14:31
 

Querido diario: Anoche me acordé de una anécdota de la época en la que trabajaba en la agencia del Hada. Eran tiempos distintos, íbamos a fiestas y atendíamos a señores verdaderamente con mucho presupuesto.

Una vez, un cliente pidió que lo atendiéramos tres chicas al mismo tiempo.

Si los tríos son difíciles, los cuartetos más. Un solo chico difícilmente se da abasto; sin embargo, la intención de aquel cliente era más mirar que coger.

Íbamos Karla, Liliana y yo. Ellas son absolutamente bisexuales, por eso cuando se sentó en el sillón, semidesnudo y les ordenó: “Cojan”, de inmediato comenzaron a besarse y desnudarse frente a nosotros.

A mí me pidió que me sentara junto a él, desnuda. Las miraba sin parpadear, frotando su erección descomunal frente al espectáculo.

Después de comerse sus bocas, Karla empezó a besar el cuerpo de Liliana. Bajaba lentamente lamiendo sus pezones, su abdomen, su ombligo. Justo cuando estaba por llegar al monte venus, Liliana le pidió que parara. Quería comérsela primero ella. “¡Siéntate en mi cara!”, le ordenó él.

Así lo hizo. Devoró la vulva de Karlita que gemía deliciosamente. Yo comencé a dedearme con la mano izquierda, mientras con la derecha masturbaba al cliente. El espectáculo era formidable.

Liliana abrió las piernas y se metió los dedos. Después de su orgasmo, Karlita bajó y se comió a su amiga que se contorsionaba de placer. Cuando Liliana comenzó a gritar: “Me vengo, me vengo”, el cliente, a quien seguía masturbando, disparó un chorro tremendo de leche tibia que por poco llega hasta la cama. Ellas voltearon satisfechas y estiraron la mano invitándolo a que se uniera.

Los miré a los tres desde el sillón. Mientras cogían, yo me masturbaba genuinamente emocionada. Me encantó el placer de ver.

Hasta el martes, Lulú Petite

Comentarios