RELATOS ERÓTICOS

“El aroma de mis labios, un éxtasis que lo calienta”, por Helena La Mala

“El aroma de mis labios, un éxtasis que lo calienta”, por Helena La Mala
(Foto: Archivo, El Gráfico)
Sexo 17/11/2021 14:08 Helena Danae Actualizada 14:08
 

Hola, mis amores, feliz miércoles. Hoy vamos a hablar sobre un tema tabú: el olor de la vagina y el aroma que perciben de la vulva.

Es completamente natural y 100% normal que ésta tenga flujo y aroma.

Pero, ojo, son aromas leves y naturales; si huele a pescado o tiene un olor muy fuerte, algo no anda bien y debes acudir a tu médico. Ya sabes, cada año, es indispensable hacernos chequeos, porque la salud es primero.

En lo personal, conforme descubro mi cuerpo, me he dado cuenta de sus cambios. Por ejemplo, el flujo es un indicador importante para saber en qué fase de nuestro ciclo estamos.

Y mientras más me conozco, mejor entiendo a mi pareja; entonces, cobran sentido detalles que antes parecían insignificantes.

Por ejemplo, hace unos días estaba acostada en mi cama con las nalgas hacia arriba; mi pareja llegó y se acostó justo sobre ellas, hundiendo su nariz en mi entrepierna.

Fue chistoso, me dio cosquillas, pero cuando bajó mi pantalón, las cosas cambiaron, él estaba lamiendo mi almendrita por arriba del calzón.

Tal vez no les suene sexy, pero en verdad deben intentarlo, para nosotras es algo distinto a lo normal, se siente demasiado bien.

Pensé que quería acción, así que traté de acomodarme para que me la metiera, pero me dijo que no; respiró profundamente, inhalando entre mis piernas, me bajó el calzón y siguió lamiéndome, mientras él se tocaba.

Su lengua se portaba como si estuviera lamiendo un helado que está a punto de derretirse y no quieres que se te tire nada.

Me humedecía y, al mismo tiempo, succionaba tanto su saliva como todo lo que salía de mí.

Tuve algunos miniorgasmos, porque la manera en que me lamía era distinta; mientras yo trataba de descifrar que sucedía, él terminó, dejando las sábanas empapadas.

Le pregunté qué había de diferente y él sólo respondió: “No sé, no sé por qué, pero me encanta cómo hueles en ciertos días”.

Ahí vi mi calendario y, efectivamente, estaba ovulando.

Y tú, ¿qué tipo de experiencias relacionadas con los aromas has vivido?

Los espero con ansias el próximo miércoles.

Comentarios