CALIENTE POR SABER

“Desde que me doy unas mojadas con mi vecino, me urge que se divorcie”

“Desde que me doy unas mojadas con mi vecino, me urge que se divorcie”

(Foto: Unsplash)

Sexo 06/06/2022 13:56 Actualizada 13:56
 

PREGUNTA: Odio ciertos detalles de mi novio. Me gusta que sea popular y muy social, pero en la intimidad es demasiado egoísta. Yo me doy cuenta que cuando le hablo de mi sentir, él sigue sin entender mis necesidades, mi forma de ver el mundo. Él se queja de que no lo acepto; me dice que nada me falta en la vida, quiere que aplauda sus logros, que no le hable de lo que hace falta. Siempre me dice que ha trabajado para darme todo y no entiende que yo quiero a un hombre que me dé placer en la cama, no solamente a un marido proveedor o un padre para con mis hijos. ¿Cómo le hago para que entienda?

RESPUESTA: Es duro cuando en las parejas la intimidad no fluye. Cuando uno está a la defensiva, cuando uno deja de escuchar lo que el otro pide, la intimidad queda truncada. Toda persona que quiera tener una vida sexual satisfactoria debe tomar en cuenta el placer de la pareja; aceptar lo que quiere es básico para ser un buen amante. Mientras uno de los dos no escuche, el estancamiento sexual persistirá.

 

PREGUNTA: Me gustaba el mejor amigo de mi hermano hasta que descubrí que los dos tienen una relación y me he quedado fría por lo bien que lo disimulan frente a la familia. Lo enfrenté y él me dijo que es una fase, ¿ lo debo ayudar a salir del clóset?

RESPUESTA: No. Cada uno tiene que salir del clóset cuando se sienta listo. Tu hermano lo hará a su tiempo. En realidad, la intimidad de cada persona, sus fases y sus tiempos son un asunto personal que nadie tiene por qué tomarse en sus manos.

 

PREGUNTA: Mi esposo pierde su tiempo en un trabajo de mierda. Le da dinero, pero no lo hace feliz. ¿Para qué compartir mi vida con un hombre que no es feliz y no se realiza?

RESPUESTA: Te felicito por cuestionarlo. Si te contagia el malestar, no te conformes, si él no es feliz y está siempre desajustado, habla con él. Inventen un mundo suyo, suelten las ataduras, vale la pena moverse de lugar.

 

PREGUNTA: Entre las lluvias y el tráfico de las seis de la tarde, me he encontrado con Jaime, mi vecino, más de dos veces en el transporte. Un día yo llegué toda mojada y él me prestó su saco. Otro día caminamos juntos bajo mi paraguas. Me compartió chocolate, nos hemos fumado juntos un cigarro y la verdad es que sus amabilidades me traen loca. Soy divorciada y me urge que se divorcie él también. Eso me haría la mujer más feliz del mundo. ¿Me aviento y se lo digo?

RESPUESTA: Comprendo que la química te atrapa y que te guste la aventura, pero la decisión de su divorcio no te toca y con el tiempo te puede hasta culpar. Cuida de tu corazón y de tu cuerpo. Vive esta aventura sin expectativas, puede que sea algo temporal, deja las cosas fluir con calma. No lo empujes a ti, deja que tome sus decisiones solo.

Comentarios