TODOS LOS MARTES Y JUEVES

"Me gusta como me haces la depositación genital en mis profundidades", por Lulú Petite

"Me gusta como me haces la depositación genital en mis entrañas", por Lulú Petite

(Foto: Archivo El Gráfico)

Sexo 26/05/2022 19:31 Lulú Petite Actualizada 19:32
 

Querido diario: Sentí tus manos meterse por debajo de mi falda. Me gustan tus manos. Cómo hurgan entre mis muslos, cómo juguetean atrevidas con mi lencería, cómo tus dedos acarician mi vulva y recogen los jugos que tu tacto provoca.

Sentí tu boca cerca de mi piel, buscando un beso, encontrándolo. Sentí tu lengua, traviesa, juguetona. Me gustan tus labios. Cómo recorren mi piel y trazan mapas de saliva por mi cara, por mi cuello, en mis clavículas.

Sentí tus dedos hundirse en mi cintura. Tu caricia posesiva, que me hace tuya, que me hace parecer que te pertenezco

Me gusta cómo me acercas a ti, como tu cuerpo excitado baila con el mío, me gusta sentir tu sexo, un pene delicioso, erecto bajo tu pantalón. Me gusta desearlo, querer sacártelo y llevármelo a la boca, que me lo metas.

Sentí el vibrato de tu voz, ordenándome que me desnudara, sentí tus dedos bajando la cremallera de mi espalda y los míos desabotonándote la camisa. Me gustan nuestras manos peleándose con la ropa, para quitárnosla mutuamente, para que vuele, para que desaparezca y no nos estorbe.

Sentí tu miembro, desnudo, erecto, enorme y lleno de venas explosivas y palpitantes. Me gusta tomarlo en mis manitas y masturbarlo un poco antes de ponerle un condón con la boca y chupártela hasta que comiences a gemir.

Sentí tu miembro clavándose. Me gusta cuando me la metes y cómo me dejas sentirla dentro, cómo me llena, y luego comienzas a moverte como si en tus penetraciones estuviera la furia de las olas del océano.

Sentí tu orgasmo. Sentí los espasmos y escuché tu aullido. Sentí la leche golpear en el fondo del condón. Me gusta cuando te vienes y más como ahora, cuando lo hacemos juntos.

Cuando en ese delirio infinito de un cuerpo penetrado, el placer se hace uno y nos funde en almas.

A veces hasta siento culpa por cobrar, pero chamba es chamba.

Hasta el martes, Lulú Petite

Comentarios