SEXUALIDAD SAGRADA

¿Cómo lograr una experiencia sexual más allá de las caricias y la penetración?

¿Cómo lograr una experiencia sexual más allá de las caricias y la penetración?
(Foto: Archivo, El Gráfico)
Sexo 17/05/2021 16:36 Cecilia Rosillo Actualizada 16:37
 

Cuando logramos hacer que la experiencia sexual salga de lo meramente genital, y abarca otros aspectos de nuestra vida, el orgasmo deja de ser la meta única, se vuelve el detonante que indica que nuestra sexualidad está ya en otro nivel, así lo señala Jal Ganeshananda, Autor del manual Sexualidad Sagrada para la vida real.

Esta sexualidad sagrada, dice Jal, es una tecnología que va más allá de las fórmulas simples en las técnicas de las caricias y la penetración, es una manera de lograr fusionarse con el ser amado sin perder autonomía, es unir intelectos independientes en una nueva y poderosa forma de amar que traspasa las barreras y limitaciones del cuerpo y los instintos a través de la multiorgasmia y la expansión del placer, y para ello estar consciente es fundamental. 

Esta conciencia, explica, se adquiere a través de ser conscientes de la respiración, herramienta que el Tantra utiliza para abrir la energía sexual, por ejemplo, inhalar de manera incorrecta,  entrecortada o débil impide que el potencial creativo se active y en su lugar aparezca la ansiedad, por ello el coito en estas condiciones además de ser un acto acelerado, con poco tiempo, al acabar apaga la sensación de placer y la persona regresa a su estado de frustración personal, profesional, de enojo o rencor. Las personas hiperactivas que tienen orgasmos cortos y rápidos pues exhalan débilmente y abordan su sexualidad de manera neurótica.

Un hombre puede posponer su eyaculación y alargar el placer hasta que su pareja esté lista, con aprender la técnica de exhalación adecuada al concentrar la energía nerviosa en la zona genital, asegura.

Aunado a la respiración, Jal señala que se debe saber cómo, cuándo, la intensidad y la frecuencia de las caricias y la penetración, por ello la unión sexual es un estar en consientes del cuerpo propio y del otro, de sus ritmos. N se trata de tocar y masajear genitales sino de sentir, de conectar, con todas las partes del cuerpo. Por eso, el autoconocimiento es fundamental, e indispensable dejar del lado los patrones que aprendemos sobre la relación sexual a través de contenidos pornográficos que no liberan sino bloquean la energía sexual.

Por ejemplo, en el sexo oral, quitar ideas y prejuicios al rededor de esta práctica es necesario, “ una persona que no usa la lengua es porque no puede expresarse desde el interior, hay bloqueos que impiden decir abiertamente las cosas o aceptarlas, por ejemplo, y en la sexualidad sagrada, la lengua en particular tiene un papel predominante porque une la energía posterior del cuerpo con la anterior o frontal, la energía viaja desde el perineo hasta la cabeza”, así, saber usar la lengua incluye percibir con ella las vibraciones del amante, sus ritmos, son puntos claves y no solo su sabor.   

Jal dice que moverse rico no es vibrar en el sexo, por ello, cualquiera que use sus técnicas de caricias, besos y penetración obtendrá una buena gratificación sexual, porque el cuerpo responde al ser tocado, a menos que haya traumas tan grandes que se lo impidan, pero estará muy lejos de tener una fusión total y liberadora a través del sexo, “cuando logras una fusión con tu pareja que te permite liberarte de los bloqueos emocionales que limitan como los celos, la inseguridad, la ansiedad, el control o la necesidad de atención, el sexo se vuelve tan pleno que es sagrado, porque libera en verdad” concluye.

Comentarios