RELATOS SEXUALES

“Lo puse tan nervioso que se puso chueco el condón”, por Lulú Petite

“Lo puse tan nervioso que se puso chueco el condón”, por Lulú Petite

(Foto: Archivo, El Gráfico)

Sexo 17/05/2022 13:54 Lulú Petite Actualizada 13:54
 

Querido diario: Se lo advertí por WhatsApp: “Llegaré a darme un baño, para alivianarme”.

“También me voy a duchar”, respondió. Ya me esperaba en la habitación. El calor era insoportable.

Cuando llegué, él estaba recostado y recién bañado. Saludé de prisa, me quité la ropa, abrí la regadera y sentí cómo el agua comenzaba a refrescarme. Me ayudó también a despejar el sueño. Anoche me desvelé con amigos.

Me recibió en la cama, nos abrazamos y comenzamos a besarnos. Él acariciaba mi cuerpo, me puso bocabajo y, despacito, fue dándome un masaje suave combinando manos y besos. Comenzó en la espalda, cuando llegó a los pies, me provocó cosquillas.

Me puso boca arriba y continuó el masaje. Devoró mis pezones y fue bajando por mi vientre, muslos, pantorrillas y, de nuevo, a mis pies. 

Separó mis muslos, metió su cabeza entre ellos y buscó mi clítoris; al principio, torpemente, pero luego encontró los puntos donde hacía explotar breves temblores de placer. Entre gemidos suaves, me provocó un orgasmo.

Estiró la mano buscando un condón en el buró y, con torpeza, se lo puso al revés, echándolo a perder. Tomó otro y se lo puso correctamente, entonces me doblé para chupársela. Gemía y estiraba las manos para acariciar mi espalda, hasta que pidió que lo montara.

Me acomodé su miembro y lo clavé rápido. Estaba húmeda por el oral reciente, así que resbaló sin problema. Él comenzó a moverse con prisa y a metérmela con entusiasmo. Me abrazó y, sin dejar de moverse, me la clavó un buen rato hasta que jadeó su orgasmo.

Tenía programada más tarde otra cita en ese motel. Le avisé que me quedaría a esperar y mientras, pediría algo de comer. Levantó el teléfono, pidió comida para los dos, para hacerme compañía un rato.

Me llama una o hasta dos veces por semana. No es guapo, es gordito y ya está grande, pero es tierno. Creo que está un poquito enamorado de mí. ¿Será? ¿Tú qué opinas?

Hasta el jueves, Lulú Petite.

Comentarios