LA GUÍA DEL SEXO

Así es como se usan los oídos para disfrutar más del sexo

Así es como se usan los oídos para disfrutar más del sexo
Sexo 07/06/2021 19:40 Cecilia Rosillo Actualizada 19:40
 

Reinventarse es una de las cosas positivas que la pandemia impuso como reto a algunas de las expresiones sexuales que tenían más facha de morir que de modificarse creativamente, y eso es lo que pasó con los juguetes sexuales que usan al oído como principal sentido para despertar la excitación.

El oído, se definió desde hace mucho tiempo como uno de los sentidos que son más usados para seducir de manera particular por las mujeres sobre los hombres, debido a causas meramente biológicas que afectan la percepción, mientras que el sentido de la vista, para este efecto, es más privilegiado por los varones.

Mucho se ha escrito y se sabe de que los hombres tienen más facilidad de excitarse con imágenes visuales (de ahí el éxito de las revistas porno), mientras que las mujeres son mejor seducidas con palabras e imágenes auditivas.

Pero desde que la necesidad de permanecer bajo dos condiciones complejas para el sexo como es el encierro y el alejamiento, para evitar el contagio del Covid-19 se impusieron, las parejas y en particular las personas que no tiene pareja, buscaron opciones para satisfacer sus necesidades sexuales, y ello llevó a modificar la prioridad de un sentido sobre otro para conseguir placer sexual.

Dejar de ver gente hizo que escuchar fuera la respuesta, y que el oído, un sentido que invita a la concentración de una manera más profunda que la vista, haya ganado terreno, pues puso a trabajar nuestro mayor órgano sexual, el cerebro en la creación de imágenes mentales hechas a modo para hacer del placer una experiencia personalizada.

Así, las empresas dedicadas a la fabricación de juguetes sexuales han desarrollado y mejorado algunos de sus productos para satisfacer la experiencia erótica, independientemente del género; por ejemplo, desde los años 80, las hot lines, esas empresas dedicadas a contestar llamadas telefónicas cobrando una cuota por minuto mientras una persona, en su mayoría mujeres, usaban su voz con un tono sensual para excitar al cliente (y que están casi extintas), son una forma de pornografía que genera imágenes auditivas, pero ahora dan paso a las apps para escuchar audios porno, que están siendo consumidas en su mayoría por mujeres.

Por otro lado, los masturbadores, en particular los dirigidos a estimular el pene ahora integran sonidos sexuales, lo que ayuda a que mientras se tiene una estimulación física muy concreta el cerebro la “aderece” con imágenes mentales producida por los sonidos de gemidos o respiraciones cortadas que se escuchan, y así se provoque una experiencia más completa.

Desde hace mucho están en el mercado los vibradores que funcionan coordinados con el sonido ambiente, que de acuerdo a la música que se elija, cambien la intensidad y frecuencia de la vibración, lo que hace que este sistema sea más utilizado en la fabricación de juguetes para la estimulación vaginal y/o anal de un público prioritariamente femenino.

Así, el oído, que en los últimos años parecía haber sido relegado en la alcoba, hoy viene a renovar y proponer nuevas experiencias eróticas.

Comentarios