RELATOS ERÓTICOS

“Palpé su abdomen de lavadero y no resistí las ganas de bajar a su miembro”, por Lulú Petite

“Palpé su abdomen de lavadero y no resistí las ganas de bajar a su miembro”, por Lulú Petite

(Foto: Archivo, El Gráfico)

Sexo 26/07/2022 16:01 Lulú Petite Actualizada 16:01
 

Querido diario: ¡Uf! ¡Qué barbaridad! Podría mentir diciendo que me encanta su mirada. Tiene ojos tiernos y como es cariñoso, eso le da un toque adicional, pero no, su mirada vale chetos.

Podría decir que me encanta su conversación. No está mal. Así lo conocí, por mensajitos de Whats, sin importarme cómo se veía. Me hace reír y da tanta confianza que chateábamos como si nos conociéramos de años. Pero tampoco fue su conversación. 

La neta, lo de este vato es su abdomen. ¡Carajo! Con un jabón y una tacita de suavizante, puedo dejar impecable hasta mi conciencia en su lavadero. 

Cuando me pasó su Instagram, creí que sus fotos eran choro. Playera levantada y cuadritos más definidos que los de un cuaderno de primaria ¿Photoshop? ¡No! Eso tenía que verlo ¡Calla! Debía tocarlo.

Llegó el día. Nos metimos al motel como quien entra a una guarida. Quiso tomar la iniciativa. Lo paré en seco. Lo empujé con mi mano en su pecho y levanté su camiseta. ¡Demonios!

Allí estaba el six pack. Un vientre sólido, con el dibujo perfecto de una musculatura trabajada. Puse mi mano y recorrí ese lienzo desde el ombligo al pecho ¡Qué cosa! No sabía si pellizcar, morder o lamer, así que hice las tres cosas.

Mientras besaba su vientre, palpé su miembro y sentí la imperiosa urgencia de tenerlo dentro. Nos metimos desnudos a la cama. Nuestras bocas lo exploraron todo. Nuestros cuerpos se fundieron. Un orgasmo me robó la respiración, pero sus dedos me regresaron el aliento. Vino un segundo orgasmo y luego un tercero.

Al final, comenzamos a hablar. Del amor, de la dependencia, del apego. Como cómplices de toda la vida. Ya en casa, recibí un mensaje suyo: “En el amor, no te apegues y si te apegas, pues a pégate conmigo” Decía. Sonreí, deseando volver a verlo pronto.

Hasta el jueves, Lulú Petite. 

Comentarios