¿Tienes el pensamiento distorsionado? Haz este test

¿Tienes el pensamiento distorsionado? Haz este test
(Foto: Unsplash)
08/01/2021 17:55 Víctor Jiménez Actualizada 17:55
 

El 2020 ha sido un año poco común, que ha provocado estrés, desgaste, ansiedad y depresión. Todos esperamos tener un mejor año en el 2021, lleno de esperanza. Lo sabemos, hay cosas que no están en nuestras manos, pero hay muchas otras que sí. Entre las cosas sobre las que tenemos influencia están nuestros pensamientos.

No podemos elegir qué ideas surgen en nuestra mente. Pero sí podemos elegir qué hacer con los pensamientos que brotan a cada momento. Sólo hace falta estar muy atentos a lo que pensamos. 

Si uno de tus propósitos para este año es evitar caer en estados ansiosos o depresivos, será necesario que conozcas el tipo de pensamientos a los que les das entrada. Identifica tus formas de pensar y haz los cambios que consideres pertinentes.

Para lograrlo, a continuación te presento algunas distorsiones del pensamiento, es decir, patrones de pensamiento falsos, poco precisos y que pueden provocar mucho daño cuando se cae en ellos. Identifica, como si fuera un test, cuáles son comúnes en ti.

Generalizar

Consiste en que a partir de un solo caso generalizas. Puedes identificar estas distorsiones por el uso de estas palabras: todo, nada, todos, nadie, siempre, nunca. Por ejemplo, discutes con tu pareja y piensas “Nadie me aguanta”. Uno de tus mejores amigos no te ha llamado por teléfono en una semana y piensas “No le importo a nadie”. Comentes un error y piensas “Nunca hago nada bien”. 

Atender de manera selectiva

Consiste en enfocarte sólo en los aspectos negativos de ti mismo o de los otros, sin tomar en cuenta los positivos. Tu pareja hizo un comentario negativo y piensas “Esta relación no va a ninguna parte”, sin tomar en cuenta todos los comentarios positivos y las buenas experiencias a lo largo de la relación. Esta forma de pensar crea una visión pesimista del entorno. 

Leer el pensamiento

Consiste en dar por hecho que sabes lo que los demás están pensando y actúas en consecuencia. Es común que hagas interpretaciones negativas de lo que asumes que el otro piensa. Por ejemplo, ves a un extraño con una expresión poco agradable y saltas a la conclusión de que está pensando algo negativo acerca de ti. 

Personalizar

Consiste en pensar, sin una razón lógica, que todo lo que hace la gente es por ti, para fastidiarte. Quizás piensas “Por mí no se divirtieron los que fueron a la cena”. O si Juan no te saludó, de inmediato piensas “Debe estar enojado conmigo, ¿qué habré hecho?”. Con frecuencia, las razones son muy diferentes a lo que piensas. 

Adivinar el futuro

Consiste en hacer predicciones con base en ninguna o muy poca evidencia y tomar esas predicciones como verdades absolutas. Si hasta el momento no has encontrado el amor o una relación comprometida, piensas “Nunca voy a encontrar el verdadero amor, yo no nací para amar”. Si quieres invitar a una chica o chico a salir, piensas “Nunca va aceptar salir conmigo, mejor no la invito”. 

Descalificar lo positivo

Consiste en rechazar lo positivo en lugar de darle la bienvenida. Por ejemplo, si alguien hace un comentario positivo acerca de cómo estás vestida, piensas “Lo está diciendo por compromiso, en realidad no piensa que me veo bien”. Si tu profesor te felicita por un trabajo, piensas “Seguramente le dice eso a todos los estudiantes”. 

Magnificar

Consiste en exagerar la importancia, el significado o la probabilidad de que algo ocurra. Si al jugar en un equipo cometes un error, magnificas la importancia del error y piensas “Soy el peor miembro de este equipo”. 

Todas estas formas equivocadas de usar el pensamiento, y otra más, son bastante comunes, y pueden hacer mucho daño a uno mismo y a los demás. No está mal evaluar la forma en que pensamos de vez en cuando. Este es un buen momento para comenzar. 

LA FRASE

“La perturbación emocional no es creada por las situaciones, sino por las interpretaciones que les damos a esas situaciones”, del psicoterapeuta estadunidense Albert Ellis.

EL DATO

Los científicos estiman que tenemos unos 60 mil pensamientos diarios. De éstos, alrededor del 80 por ciento son negativos, más del 90 por ciento son repetitivos y del pasado, y muchos son absurdos e inútiles.

Sígueme en: facebook.com/PsicologiadelBienestar

Comentarios