Si tu cerebro se la pasa pensando en lo malo, lee esto

Si tu cerebro se la pasa pensando en lo malo, lee esto
Víctor Jiménez
31/07/2020 - 09:34

“Con cierta frecuencia me asaltan estos pensamientos que surgen sin mi consentimiento y que a veces se convierten en una obsesión. Por más que lo intento, me cuesta manejar o eliminar estas imágenes o ideas desagradables”, así describe Daniel esos pensamientos invasivos que no lo dejan en paz. ¿Te ha sucedido algo como lo que Daniel menciona? Si es así, bienvenido al club, pues casi todos hemos sentido la molestia de tener que lidiar con pensamientos entrometidos e inquietantes que cuesta dejar de lado.

Algunos ejemplos de estos pensamientos son: “¿Y si ya me contagié de Covid-19?”, “¿Y si ya nunca vuelvo a ver a mi familia, que vive lejos?” o “¿Y si este avión en el que voy de repente se estrella?”. Surgen de la nada y de repente se instalan en tu cabeza. Puede ser durante la conversación con una amiga, mientas manejas, vas en el transporte público o estás tomando un examen.

Las ideas intrusivas surgen del inconsciente. En muchas ocasiones, estos pensamientos invasivos que te distraen surgen de temores y ansiedad ocultos. Tus preocupaciones no expresadas o emociones reprimidas dan origen a estos pensamientos espontáneos. Y los sentimientos reprimidos con facilidad se convierten en ansiedad y con ésta vienen los pensamientos no deseados. Por cierto, éstos también pueden provocar miedo, creando un círculo vicioso de ansiedad.

No podemos controlar muchos de nuestros pensamientos. Los neurocientíficos han descubierto que no elegimos por lo menos el 50% de nuestros pensamientos. Tiene sentido, ya habrás notado que pasas mucho tiempo soñando despierto, generando ideas, pues ésta es una de las funciones de la mente. No puedes darle instrucciones a la mente para que tenga cierto tipo de pensamientos. Lo que sí puedes hacer es decidir a qué tipo de ideas les dedicas tu atención. La atención alimenta a los pensamientos. Así que si dejas de poner atención y dejas pasar los pensamientos no deseados, dejan de ser molestos.

Los pensamientos no son la realidad. Las ideas en tu mente son sólo una imagen de la realidad. Son el mapa, la representación visual del terreno, pero no son el terreno. El hecho de que pienses en algo no quiere decir que ya esté ocurriendo. Es más, frecuentemente no está sucediendo.

Pensar en algo no hace que suceda automáticamente. Dar por hecho que, simplemente porque piensas en algo, esto va a suceder es pensamiento mágico. Una idea no es un mensaje de lo que va a suceder. Tener la imagen de algo, por ejemplo, imaginar que enfermo de Covid-19 y termino en el hospital intubado tampoco hace que este escenario se vuelva realidad. Imaginar que choca el autobús en el que vas no hace que suceda un accidente. La mente no tiene ese poder. Lo que imaginas, aunque sea algo desagradable, no le hace daño a los demás.

Eso a lo que te resistes, persiste. Lo que alimenta la intensidad y hace que el pensamiento surja una y otra vez es la lucha por deshacerte de él. Cada vez que haces un esfuerzo para eliminar un pensamiento no deseado le das más fuerza. ¿Qué hacer entonces? Detente, da un paso atrás para tomar distancia, deja de pelear con la idea y permite que se disuelva sola, que pase, sin darle demasiada importancia. Si no los alimentas con tu atención, y si evitas poner atención al contenido, estas ideas pasan. ¿Cómo hacerlo? Como seguramente ya lo haces con la gran cantidad de spam que recibes en tu correo-e ofreciéndote dinero de manera gratuita. Simplemente no le pones atención al contenido, o lo ves superficialmente, y lo dejas de lado.

TUS COMENTARIOS